Ensayo enviado desde Nueva York por nuestro colaborador, periodista David Ramírez, a propósito del fallecimiento de María Antonieta Arellano de Andrade, maestra cuya impronta recuerdan agradecidos quienes fueron sus alumnos en el Colegio Cinco de Junio de Manta.