La pandemia obliga a la reinvención de Maresa

Sus estrategias comerciales privilegian ahora el uso de herramientas informáticas y de telecomunicación para el proceso de ventas y servicios al cliente.

El gran desafío empresarial del momento está, sin duda, en reinventarse o morir. El coronavirus SARS-CoV-2 y la COVID-19 llegaron para quedarse, y hasta que no haya una vacuna que anule sus efectos nocivos -en no menos de un año desde que apareció el virus, según estimaciones científicas- la humanidad, si quiere continuar viviendo, tiene que hacerlo de modo diferente a como estaba acostumbrada hasta enero del 2020. Y esto incluye a todas las actividades, sin excepción alguna.

Esta otra forma de vida social es lo que hoy se llama “nueva normalidad” y que la Corporación Maresa, dedicada al ensamblaje y comercialización de automotores en Ecuador, ha entendido y se allana a ella con la mejor adaptación posible en estos momentos: el uso intensivo de tecnologías informáticas y de telecomunicación, tanto en sus procesos internos cuanto en los que atañen al contacto con clientes y la fidelización de estos.

Y para eso ha echado mano a cinco iniciativas innovadoras para continuar aportando a la reactivación productiva del país y brindar soluciones de movilidad a los ecuatorianos, de acuerdo a sus actuales necesidades: activación de canales digitales para atención y asesoría virtual a sus clientes, en venta y posventa; talleres móviles a domicilio; entrega de vehículos, repuestos y baterías, también a domicilio; ferias virtuales con presencia de asesores con dominio de esta modalidad; y, ampliación de un servicio posventa multimarca.

El “auto taller” o taller móvil que atiende a domicilio./ MARESA

Adicionalmente ha debido asociarse con plataformas de e-commerce, como OLX, encontrando así uno de los medios para llegar rápidamente a clientes que buscan una nueva batería automotriz o un repuesto específico.

En el transcurso de estas semanas incrementará su oferta en nuevos canales y espacios. De esta manera los ecuatorianos tienen la posibilidad de acceder, desde sus respectivos domicilios, a artículos necesarios para el cuidado y mantenimiento de sus vehículos.

Siguiendo esa misma línea de reinvención, Corporación Maresa implementó la modalidad de auto taller para servir a sus clientes, igualmente a domicilio en Quito y Guayaquil. Este servicio está orientado a brindar apoyo de mecánica preventiva y de desinfección de vehículos, bajo estrictos protocolos de bioseguridad. Para acceder al auto taller, los clientes deben agendar una cita telefónica (1800 MARESA-627372) para ser atendidos en un horario entre las 08h00 y las 13h00.

La compañía, siguiendo tendencias del mercado automotriz mundial, se ha adaptado a las necesidades de clientes que adquieren sus vehículos. Con una coordinación perfecta entre el cliente y su asesor, la semana pasada se entregó por primera vez un vehículo a domicilio. La empresa afirma que esta será parte de la ‘nueva realidad’, donde priorizarán seguridad, comodidad y facilidades que el cliente requiera.  De igual manera, Maresa también habilitó la entrega a domicilio de repuestos, además de sus baterías Energizer Max,

El espacio físico de venta de vehículos, acostumbrado por los concesionarios, bajo las actuales circunstancias empieza a perder relevancia para los clientes. Por ello, otro innovador frente es la realización de ferias virtuales. Se trata de una nueva estrategia para que sus clientes y público en general vean y conozcan de cerca el amplio portafolio de marcas y modelos desde la comodidad del hogar. Las ferias virtuales de Maresa Center y Orgu Ford se realizan durante estas semanas bajo la asesoría de expertos virtuales, quienes cuentan con herramientas tecnológicas para mostrar todas las características y bondades de cada vehículo, sin entrar en contacto con el cliente.

El taller de “mecánica preventiva”./ MARESA

Por último, Maresa amplió el servicio de sus talleres de mecánica preventiva en Guayaquil y Manta, convirtiéndolos en multimarca. Esto significa que tendrán la capacidad de brindar asistencia a los vehículos de todas las marcas del mercado automotriz. “Las personas que requieran los servicios de los talleres serán atendidas con cita previa, para así evitar tener demasiadas personas en un mismo lugar y, por ende, generar riesgo de contagio entre ellas”, señaló Francisco Madera, director de posventa.

Para garantizar la salud de sus clientes y del personal técnico, la compañía diseñó un amplio protocolo de bioseguridad basado en directrices de las marcas que comercializa: Mazda, FCA y FORD; y, además, en las de la Asociación Ecuatoriana de Empresas Automotrices (AEADE), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).  

Entre las principales directrices, están: el agendamiento de citas previas; el uso obligatorio de mascarillas y guantes, tanto para personal técnico como para clientes y proveedores; la atención a clientes en intervalos de 30 minutos, y la desinfección total de cada vehículo con el sistema AIRLIFE (antes y después de cada mantenimiento),

Maresa proclama que, tal como lo ha hecho en sus 43 años de historia, adapta su modelo de negocio para satisfacer las necesidades de una cambiante industria automotriz; velando por la salud y seguridad de su gente, clientes, proveedores, y sociedad en general.

FUENTE: Boletín y fotos con firma de Juan Martín Muller, subgerente de Sostenibilidad y Comunicación en Maresa (Quito), enviados a través de la Agencia Keyword. FOTO DESTACADA: Primer vehículo entregado en el domicilio de la persona adquiriente.