Decomisaron dióxido de cloro en consultorio médico

Botellas de dióxido de cloro halladas en un consultorio médico de Manta./ ARCSA Manabí

En medio de la creciente y ácida polémica internacional acerca de las propiedades terapéuticas del dióxido de cloro, las autoridades sanitarias de Ecuador son opuestas a su uso y cada vez que lo encuentran en algún lugar lo decomisan en nombre de la ley.

Sin embargo, médicos y pacientes de varios países del mundo han dado testimonio -a través de diversos medios comunicacionales- de que dicho producto actúa eficazmente contra ciertas enfermedades, incluida la COVID-19.

Pero la posición oficial del Ecuador es la misma de casi todos los gobiernos del mundo, de modo que no extraña que ande a la caza del dióxido de cloro, particularmente si este carece del Registro Sanitario nacional que acredite sus bondades médicas.

Durante un reciente operativo conjunto entre la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA), la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de Servicios de Salud y Medicina Prepagada (ACESS) y la Comisaría de Policía de Manabí, se logró descubrir, en un consultorio médico particular de la ciudad de Manta, que estaban expendiendo productos sin Registro Sanitario, entre ellos el dióxido de cloro.

Un total de 13 ampollas de medicamento irregular y 8 botellas de dióxido de cloro fueron encontradas en el establecimiento, las cuales fueron decomisadas por agentes policiales.  Sobre estos últimos productos, las autoridades sanitarias han emitido recomendaciones para que la ciudadanía no los consuma como cura para la COVID-19 ni para el tratamiento de otras enfermedades.

“Se  han intensificado  los controles a nivel nacional para identificar el expendio de productos que no cuentan con certificación sanitaria y cuyo uso o consumo no está permitido”, manifestó Marcelo Armijos Briones, coordinadora zonal 4 de Arcsa, agregando que “nuestra misión es precautelar la salud de los ciudadanos, y por eso hacemos un llamado para que no distribuyan ni consuman productos de dióxido de cloro”.

Arcsa realiza un llamado a la ciudadanía para evitar la automedicación, comercialización o distribución de productos sin Registro Sanitario ecuatoriano.  Se pueden reportar irregularidades por medio de la aplicación telefónica Arcsa Móvil, disponible en Play Store y Apple Store.

FUENTE: Arcsa, zonal Manabí (Portoviejo), con firma de Isabel Intriago Morán.