Opiniones

Un debate que no fue tal

Opinión acerca del Debate Electoral Obligatorio impuesto a una mujer y quince hombres, candidatos para elegir de entre ellos el nuevo presidente constitucional de la República del Ecuador.

Por José Risco Intriago*

Lo más notorio en el debate al que fueron obligados quienes compiten por el cargo de presidente de la República del Ecuador, fue cierta intencionalidad tratando de menguar el apoyo popular que hasta ese momento se le atribuía al candidato Andrés Arauz, respaldado por el expresidente Rafael Correa Delgado. Los otros 15 contendientes se dieron modos para señalar la afinidad política del primero con el exmandatario, cuyo ejercicio se halla en entredicho por las acusaciones de corrupción y las sentencias judiciales en contra de él y de quienes fueron sus más cercanos colaboradores.

Expresamente sentado enfrente del televisor durante las 6 horas del debate (3 el sábado y 3 el domingo), escuché atentamente las exposiciones orales de cada aspirante y vi con detenimiento sus gestos. Nada ni nadie perturbó mi concentración audiovisual. Mas, salvo una que otra chispa de precisión y coherencia, solo encontré demagogia, desprecio a los competidores, revanchismo y autoelogio. Ximena Peña tuvo el coraje de esclarecer que la problemática económica y social del Ecuador no es patrimonio exclusivo de los últimos 14 años.

Pero, también es cierto, el formato del debate contribuyó a que la única mujer y los 15 hombres candidatos cayeran en un baratillo de ofertas y promesas claramente propagandísticas. Dos minutos, primero, y un minuto, después, son insuficientes para responder a preguntas que requerían argumentación. Este punto, justamente, impidió que hubiera el debate como tal, que la academia define una controversia o discusión (Diccionario de la Lengua Española); o sea, discusión de opiniones contrapuestas.

Mi punto de vista es que, después de esa presentación de gran alcance radiotelevisivo y en Internet, es muy probable que el día de las elecciones aumenten los votos en blanco y los anulados, sin descartar que la actual intención de voto haya cambiado, restándole a los favoritos y sumándole a los otros.

* José Risco Intriago dirige a REVISTA DE MANABÍ.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .