Agroindustria en los próximos cuatro años

Papayas ecuatorianas en una planta agroexportadora./ FOTO de eltelegrafo.com, tomada de Google

Por Pedro Pablo Jijón Ochoa* Twitter: @pablojijon

Meses atrás, los gremios de productores agropecuarios se han reunido de manera organizada, expectantes de quien será el próximo presidente de la República y cuál sería su plan de gobierno para el sector agro productivo del Ecuador.

Muchas organizaciones, en diferentes provincias, desarrollaron propuestas para ser presentadas y sustentadas ante los diferentes candidatos de la lid electoral de febrero del 2021, tomando en cuenta la problemática de cada sector representado y las posibles soluciones. Recordando siempre que estas propuestas son técnicamente viables.

Considero que es el tiempo preciso para la industria agropecuaria. Hoy por hoy el país tiene importante infraestructura construida en el período de los años 2007 al 2017, para un desarrollo sustentable de este sector.

Proyectos multipropósitos, de control de inundaciones y riego, que pasaron la prueba de fuego en el invierno del año 2017, evitando las pérdidas de cosechas por inundaciones y acopiando agua para el seco verano ecuatorial. Recordaremos, en la provincia del Guayas, cómo el Río Bulubulu, en época invernal, arrasaba con miles de hectáreas de cacao, banano, arroz, etc.

Proyectos hidroeléctricos de generación de energía limpia, que representan ingresos importantes por venta de energía eléctrica a Colombia y Perú; y que poco a poco irán cubriendo las zonas de campo, para así hacer uso de este servicio, bajando los costos de producción y dando valor agregado a los productos agrícolas.

Red de carreteras de primer orden, consideradas como las mejores de la región, que ayudan a transportar de manera segura, rápida y a bajo costo los productos.

Puertos de alto calado que permitirán la exportación de productos agrícolas e importación de materias primas para la agroindustria.

Pienso nos faltan adecuados planes de financiamiento a través de la red de cooperativas de ahorro y crédito, para evitar los altos intereses de la banca privada; plan nacional de comercialización con concepto de Comercio Justo (Fairtrade) y desarrollo de agregación de valor con el sector de la Economía Popular Solidaria.

Tomando en cuenta que el sector agropecuario necesita del esfuerzo de todos para levantarlo a niveles de competitividad mundial, se necesita desde el sencillo trabajador agrícola, del artista, del técnico, del periodista, de todas las Instituciones del Estado, de entes de financiamiento, todos con la misma visión de impulsar al agro.

Urge levantar información a través de un Censo Nacional Agropecuario, para poder determinar una adecuada política agropecuaria para los próximos 25 años.

Por eso vamos todos a una nueva época para el agro, juntos desde los productores más pequeños, pasando por toda la cadena hasta llegar al valor agregado exportable. Es tiempo de integrarse con pasión y visión al desarrollo agroindustrial. El esfuerzo no será solo de las instituciones ligadas al campo, sino de todos los que amamos esta forma de vida.

Los invito a todos a poner sus diferentes talentos, visión y pasión en esta nueva era para el agro.

* Pedro Pablo Jijón Ochoa es ingeniero comercial residente en la ciudad de Guayaquil (Ecuador) y director ejecutivo de la oficina de Asesoría a Organizaciones Agrícolas Productivas (ASESORAP): asesorapecuador@gmail.com