Abusaba sexualmente de su hija, niña de 12 años, pero un “querubín” lo ha puesto tras las rejas

Cumple tras las rejas una sanción disciplinaria. / FOTO descargada de Google

Un ayudante que laboraba para una unidad judicial de Quito (Ecuador), está probando de la misma medicina que él ayudaba suministrar a otras personas infractoras de la ley. Ha sido acusado y enfrenta un juicio penal por supuestamente haber abusado sexualmente de su propia hija de apenas 12 años de edad.

El juez del Cantón Puerto Quito llamó a juicio a Moisés V., ex ayudante de la unidad judicial de la misma jurisdicción, acusado por presunto delito sexual incestuoso. En sesión ordinaria celebrada el 17 de junio del 2021, con 3 votos afirmativos, el pleno del Consejo de la Judicatura destituyó al ex servidor judicial, por haber incurrido en la infracción disciplinaria tipificada en el artículo 109, numeral 10 del Código Orgánico de la Función Judicial (COFJ).

Moisés V. deberá enfrentar a la justicia por el presunto delito penal de violación incestuosa contra su hija biológica. El llamamiento a juicio fue planteado por el Juez multicompetente del Cantón Puerto Quito, con base en los elementos de convicción expuestos por la fiscal del caso durante la audiencia llevada a cabo el martes 21 de julio del 2021.

El infractor está detenido

El implicado, Moisés V., fue detenido, junto a nueve sospechosos, durante el operativo denominado “Rescate Querubín”, el que permitió rescatar a menores de edad que sufrían violencia sexual. El operativo fue ejecutado por la Fiscalía General del Estado y la Unidad de Delitos Transnacionales de la Policía Nacional.

El procesado, aduciendo arraigo laboral por ser funcionario judicial, logró medidas alternativas, por lo que debía presentarse tres veces por semana, según el dictamen de la jueza de Garantías Penales, Lorena Paredes. No obstante, el fiscal del caso logró que se extienda una boleta de auxilio a favor de la víctima, para que el padre no pueda acercarse ni tener proximidad con la niña de 12 años.

Acción consecuente     

La decisión de destituir al interdicto, adoptada por el pleno del Consejo de la Judicatura, según este se dio en el ejercicio de su competencia disciplinaria para garantizar un servicio de justicia oportuno, eficiente y transparente, cumpliendo su cuarto eje de gestión sobre el fortalecimiento de los mecanismos de investigación y sanciones a los delitos sexuales contra niñas, niños, adolescentes de uno u otro género y mujeres.

FUENTE: Comunicado y foto de la Dirección Nacional de Comunicación del Consejo Nacional de la Judicatura, Quito, Ecuador.