Un total de 120 personas, entre migrantes venezolanos y población de acogida en Quito y Manta (Ecuador), participaron en los talleres de formación “Libre de Violencia”, sobre la promoción y sensibilización pública en temas relacionados a la violencia basada en género, el reparto equitativo del trabajo no remunerado en el hogar y nuevas masculinidades.

Esta iniciativa se realizó en el marco de los 25 días de activismo para erradicar la violencia contra mujeres y niñas, y forma parte del programa INTEGRA, financiado por la Unión Europea con EUR 6.1 millones, e implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el consorcio de ONG internacionales Ayuda en Acción, Comitato Internazionale per lo Sviluppo dei Popoli (CISP) y HIAS.

Organizados por CISP, en articulación con la Casa Pastoral Cáritas y la Defensoría del Pueblo, los cinco talleres tuvieron una duración de 2 horas cada uno, en los que se generaron reflexiones acerca de los estereotipos de género y los patrones socioculturales que reproducen distintos tipos de violencia.

Estos espacios de formación complementan las actividades de detección, referencia y atención a casos de violencia basada en género del mencionado programa Integra, cuyo enfoque busca reducir las vulnerabilidades de los migrantes y refugiados venezolanos, así como las de las comunidades de acogida, favorecer la integración y la inclusión social, permitiendo aumentar la resiliencia y superar la crisis económica y social provocada por la pandemia en Ecuador.

El Gobierno estima que Ecuador ha acogido alrededor de 450 mil venezolanos en situación de vulnerabilidad. para quienes los efectos de la pandemia han resultado en un aumento de situaciones de escasez de alimentos, situaciones de trabajo precario, xenofobia, violencia, entre otras.

FUENTE: CISP Ecuador (Quito), mediante comunicado y foto firmados por Fabiola Avellán (fabiola.avellan@cisp-ngo.org – T. 593- 99 058 5969) y remitidos a REVISTA DE MANABÍ por intermedio de la Agencia de Comunicaciones Atrevia.