El tema fue abordado en el XIV Congreso Latinoamericano del Dolor y simplificado para periodistas en el III Taller Latinoamericano de Dolor Crónico.

Este contenido es parte de REVISTA DE MANABÍ

En el marco del XIV Congreso Latinoamericano del Dolor, realizado en Lima, Perú, se llevó a cabo el Primer Consenso Latinoamericano de Dolor Crónico. Este encuentro reunió a 21 representantes de 14 sociedades médicas de la región, para promover la actualización de las guías de atención e impulsar su difusión y uso en la práctica médica, con las nuevas disposiciones de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), que por primera vez incluye al dolor crónico como una enfermedad en sí misma.

Si bien se estima que entre el 27 y el 42 % de la población latinoamericana padece de dolor crónico[i], “existen pocas publicaciones académicas en torno a la enfermedad y se necesita fomentar la investigación. De allí la relevancia de que esta iniciativa sea recogida y puesta al alcance de los especialistas, para ayudarlos a tener un mejor abordaje en el nivel primario”, comenta el Dr. Marco Narváez, presidente de la Federación Latinoamericana de Asociaciones para el Estudio del Dolor (FEDELAT).

Entre los acuerdos también se ha establecido promover el abordaje multidisciplinario; es decir, que el dolor crónico sea manejado desde las distintas especialidades médicas afines al dolor, para alcanzar la mejora en todos los ámbitos de la vida del paciente, dado que esta es una enfermedad que repercute no solo a nivel físico, sino también a nivel psicológico y social.

FOTO: Keyword / Quito

Además, se enfatiza la necesidad de que, en toda Latinoamérica, se continúe creando espacios de educación médica continua, y se priorice cada vez más la formación a nivel pre y post grado en las universidades, con el fin de mejorar la calidad de vida de los pacientes que padecen esta afección.

Sobre el impacto de lo concluido, el Dr. Narváez espera que el consenso ‘Dolor crónico, una enfermedad con entidad propia’, “sea una pauta fundamental para que cada país, de acuerdo con sus particularidades, aplique la nueva clasificación para impulsar el diseño de políticas públicas que favorezcan la asignación de recursos y así mejorar la prevención, el diagnóstico, el control y el tratamiento de la enfermedad”.

Informar adecuadamente a la población

Las conclusiones de esta reunión se presentaron durante el III Taller Latinoamericano de Dolor Crónico para Periodistas, una iniciativa de la farmacéutica alemana Grünenthal y realizada con el apoyo de FEDELAT y el Centro de Educación en Salud de la Universidad de Stanford, que además contó con la participación de la Dra. Seema Yasmin, directora de los programas de Investigación y Educación de este centro, además de finalista del Premio Pulitzer y ganadora del premio Emmy.

El Dr. Narváez destacó la relevancia y necesidad de estos espacios de capacitación “que fortalecen la labor periodística, para continuar informando adecuadamente a la población y a las autoridades, sobre el impacto del dolor crónico y la necesidad de trabajar conjuntamente para el bienestar de la sociedad”, finalizó el especialista.

[1] Estimación realizada por la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Estudios para el Dolor (FEDELAT) con base en la incidencia global reflejada en: Pain as a Global Public Health Priority (2011). Disponible en: https://bmcpublichealth.biomedcentral.com/articles/10.1186/1471-2458-11-770

FUENTE: Boletín y fotos remitidos por la Agencia de Relaciones Públicas Keyword (Quito, Ecuador), con firma de Verónica Dávalos.

Centenario del Cantón Manta (1922 -Nov. 04- 2022).