Por Pedro Pablo Jijón Ochoa*

He mantenido siempre mi opinión que la riqueza de los países de Latinoamérica no está en el subsuelo, en el caso de minerales y petróleo; la verdadera riqueza está a flor de suelo y esta es la producción agropecuaria.

Anuncios