La ciudad de Manta se expande vertiginosamente hacia el sur, siguiendo el trazado de la vía que la comunica con su Parroquia San Mateo, cuyo poblado, tradicionalmente pescador, ha devenido en un espacio mayormente influenciado por el empuje turístico de los últimos años.

Hacia allá apuntan los conjuntos residenciales exclusivos con vista al mar y los conglomerados habitacionales más abiertos que emergen al otro lado de la vía, entre los que hay construcciones de uso público como la “Ciudad Deportiva Tohallí” que administra la Liga Cantonal.

En esa zona y siguiendo el boom inmobiliario que ha caracterizado a Manta durante la última década, se ha erigido Plaza Beach, un centro comercial con diferentes negocios que se asoman a una plazuela que es a la vez el estacionamiento de los vehículos que llegan allá.

Zoila Romero, residente en una de las urbanizaciones cercanas, comentó que este tipo de emprendimientos a más de ser positivos para mejorar la economía de la población mantense, les simplifica sus labores diarias a los vecinos, por tener más cerca de sus hogares muchas cosas y servicios de consumo y uso frecuente.

“Anteriormente teníamos que viajar hasta el centro de la ciudad; ahora podemos ahorrarnos mucho tiempo y dinero, aparte que los turistas que transitan por la vía tienen donde hacer sus paradas para proveerse en sus viajes”, razonó aquella dama.

En Plaza Beach los visitantes van a encontrarse con diferentes tipos de negocios, entre los que se destacan gimnasios, farmacias, peluquerías y gabinetes de maquillaje, escuela de música, consultorios odontológicos, tiendas temáticas de vestuario de marcas y accesorios deportivos, restaurantes, cafeterías y otros.

FUENTE: Oficina de comunicación social de Plaza Beach, mediante boletín informativo y foto con firma de Jorge Vélez Anchundia.- MANTA, 11 de marzo de 2017.