Avergonzado por su comportamiento incorrecto y arrepentido de haberse dejado dominar por un impulso de ofuscación y violencia, un ciudadano de Portoviejo ofreció disculpas públicas a varios policías a los que había agraviado de palabra y hecho.

Pero el desagravio no fue espontáneo, sino que obedeció a una sanción judicial por mal comportamiento, diligencia que se cumplió en la mañana del día jueves 22 de junio, en la Unidad de Vigilancia Comunitaria (UVC) de ciudad capital de la provincia de Manabí.

Fue un acto inédito en esta provincia, desarrollado con la presencia de un juez, un fiscal y los policías agraviados.

El joven agresor se plantó junto al atril dispuesto para la ceremonia, tomó el micrófono con sus manos, miró a los policías agraviados y con voz firme dijo: “Señores policías, mi nombre es Roger Zambrano, he venido a pedir disculpas por mi mal comportamiento, esperando así sean aceptadas”.

Inmediatamente después, el comandante de la subzona policial de Manabí, Giovanni Ponce, respondió: “Asumimos y tomamos sus disculpas y esperamos que de ahora en adelante se convierta en un ciudadano ejemplar; que esto le sirva para cambiar su modo de vida. Espero que lleve este mensaje de reflexión para su familia y amigos, de que al policía hay que respetarlo.”

El coronel señaló que este tipo de actos son saludables para que los ciudadanos vean que no pueden agredir sin causa justa a ningún servidor policial.

Y zanjó: “Nosotros somos garantes de la Ley y estamos cumpliendo nuestro trabajo. Ante estos hechos, como comandante estamos siguiendo todas las acciones legales pertinentes para evitar que nuestro personal sea faltado verbal o físicamente”.

Antecedentes

El joven había sido protagonista de una riña callejera. En el momento de su detención, por hallarse provocando un escándalo en vía pública, agredió de forma verbal a los agentes del orden y golpeó el carro patrullero en que estos se movilizaban.

FUENTE: Ministerio del Interior, Redacción en Manabí, mediante boletín informativo y fotos.- MANTA, 23 de junio de 2017.