Está desarrollándose en Manabí una campaña sostenida de divulgación de mensajes orientados a motivar al público para que rechace los actos de violencia intrafamiliar e individualmente eviten cometerlos. La maneja la Policía Nacional a través de su Departamento (contra) la Violencia Intrafamiliar (DEVIF), conducido por la capitana Andrea Capelo.

Claramente es un esfuerzo correcto y bien intencionado, que tiene eco en los medios de comunicación masiva de la provincia y una respuesta alentadora de las personas llamadas para socializar la campaña con ellas.

El trabajo de fondo consiste en reunir asambleas barriales a las que se informa de la problemática y se les ofrece opciones de posible solución, tanto en el ámbito familiar cuanto en el de la comunidad. También se recomiendan acciones de prevención. Los mensajes se expresan en charlas, contenidos audiovisuales y manifestaciones artísticas diversas. El último recurso es un conjunto de amorfinos (versos extraídos de la picaresca montuvia y adaptados al tema) que se difunden por algunas radioemisoras.

Los mensajes también se llevan a unidades educativas y suelen exteriorizarse en actos públicos como desfiles, plantones, horas cívicas y otros.

Obviamente, al tratarse de la violencia que nace dentro del hogar y generalmente de la pareja matrimonial, los mensajes de la campaña toman en cuenta las causales más frecuentes: disputas altisonantes, agresiones sexuales, celos, manutención de hijos cuando la pareja está separada, conflictos judiciales, etc.

La capitana Capelo hace notar que la campaña va más allá de las zonas urbanas: “Queremos llegar sobre todo a las comunidades rurales, donde no siempre tenemos la oportunidad de acceder”. Observa que la violencia intrafamiliar es un tema que para muchos parece ser bien conocido, pero que si se analiza la realidad es algo de lo que no se habla en los hogares.

“En algunos casos lo toman como algo común, (…) que si existe un problema de pareja nadie se debe meter; pero ya vemos que todas las personas debemos hablar de eso y evitar una violencia intrafamiliar. Al hacerlo se puede prevenir una muerte o un femicidio”, razonó Capelo.

Considera que es necesario hacer conocer dónde se puede entablar una denuncia, qué es una medida de protección, si caduca o no caduca una boleta de auxilio.

Y recomienda que cualquier persona que esté sufriendo maltrato físico, psicológico o sexual, trate de asesorarse con alguien que pueda esclarecerle la situación y acercarse a la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) más cercana para denunciar su caso.

Informó que la Policía Nacional presta servicio preventivo durante las 24 horas del día,  receptando los pedidos de auxilio por violencia intrafamiliar y acudiendo de inmediato a socorrer a las víctimas.

Por último, la capitana Capelo recomienda, en casos de emergencia, activar el Botón de Seguridad o llamar al teléfono 911 del servicio público integrado de telecomunicaciones (ECU).

FUENTE: Ministerio del Interior, Redacción en Manabí, mediante boletín informativo y fotos.- MANTA, 20 de julio de 2017.