En sesión de este lunes 11 de septiembre, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal de Manta dispuso las primeras acciones a tomarse una vez que las Fuerzas Armadas comunicaron su retiro de la zona parroquial de Tarqui devastada por el terremoto del 16 de abril de 2016. Los militares permanecieron allí en virtud del estado de excepción decretado por el Gobierno nacional, situación que ha fenecido este mes.

Después de la sesión del COE, los miembros de su Mesa de Seguridad y otras autoridades realizaron un recorrido in situ por la zona que era resguardada por los militares, para posteriormente emitir un informe acerca de las condiciones en que los efectivos militares entregan la zona, poniendo énfasis en la situación de las estructuras inmobiliarias que necesitan vigilancia especial por hallarse pendientes de derrocamiento; y, en general, tomando en cuenta que a su alrededor se hacen trabajos de recuperación de redes de servicios básicos, o que tientan a los delincuentes, y demás.

Así mismo, el COE resolvió realizar las gestiones necesarias ante la Gobernación de la provincia de Manabí, para que -en apego a la Constitución de la República- solicite al Gobierno nacional que continúe el apoyo de las Fuerzas Armadas, esta vez fuera del estado de excepción.

También se realizará una coordinación con otras entidades que tienen competencia en temas de seguridad, para  suplir el contingente militar que se retira. Al respecto, el coronel Víctor Hugo Zárate, comandante del Distrito Manta de la Policía Nacional, dijo que al momento no cuentan con personal suficiente para asumir la seguridad de esta área, por lo que solicitarán apoyo a la Subzona policial para contribuir.

Los que se retiran

Son unos 48 efectivos que se dividían en 4 turnos rotativos de 12 miembros cada uno, pero a la medianoche de hoy dejan la “zona cero” de Tarqui, conforme a lo anunciado por el capitán Freddy Endara, comandante de la Fuerza Conjunta del Litoral. Esos soldados deben partir inmediatamente hacia sus respectivos lugares de origen.

Demoliciones pendientes

El edificio del Hotel Las Rocas y el de la antigua Inalca están pendientes de que lleguen recursos a la regional del Ministerio de Transporte y Obras Públicas para que puedan ser demolidos. Dos edificios más, de propiedad privada, están pendientes de que sus dueños obtengan los créditos financieros necesarios para  que también sean derrocados.

FUENTE: GAD municipal de Manta, mediante boletín informativo y fotos con firma del periodista Antonio Cedeño Cedeño, director de gestión de comunicación.- MANTA, 11 de septiembre de 2017.