La feria popular que una vez al año, en octubre, concentra en la ciudad de Manta a comerciantes itinerantes de varios lugares del país, ha vuelto pero con otro formato.

Regulada y controlada por la Administración municipal, que la ofrece en remate público al mejor postor, este año se ha dispuesto adaptarla para que potencie la zona comercial Nuevo Tarqui, surgida tras el terremoto del 16 de abril del 2016 y todavía luchando por captar consumidores.

El Nuevo Tarqui tiene dos áreas apenas separadas por una callecita: en la primera (porque inició primero) se hallan las tiendas de los negocios grandes y medianos, acomodadas en voluminosos contenedores metálicos habilitados y decorados funcionalmente; y, en la segunda, hay tiendas pequeñas entre bazares, abacerías y servicios diversos que ocupan módulos alineados simétricamente de forma longitudinal y transversal.

Este centro comercial está situado entre las avenidas de la Cultura y 24 de Mayo, en el casco urbano histórico de Manta y a solo unos 800 metros de la zona comercial de Tarqui devastada por el terremoto.

La feria itinerante

Dentro de ese gran recinto y utilizando los espacios sociales para estacionamiento vehicular y recreación, se apretujan hoy unos 300 expositores itinerantes (juegos mecánicos, jugueterías, puestos de ventas diversas, comedores, etc.). En el pasado se estacionaban en un lugar exclusivo para ellos, en la avenida del malecón junto al antiguo muelle pesquero artesanal (La Poza); o en la misma zona del Nuevo Tarqui, pero cuando este no existía.

Actualmente gestiona la feria un grupo de comerciantes del Nuevo Tarqui liderado por Kirie Bravo, quien observa que tenían pensado iniciarla después del 15 de octubre, pero lo hicieron desde la primera semana de este mes y la gran afluencia de personas es señal de que la feria está teniendo buena acogida.

Bravo añade que “Este año las fiestas se viven más seguras. Todo está limpio, hay orden, viabilidad, mejor movilidad; por lo cual esperamos lograr un músculo financiero para todos los comerciantes de Tarqui; (y,) de la misma forma, contar con el apoyo de ellos y que aprovechen estos días de mucho movimiento para que obtengan más ingresos”.

Más ofertas

El año pasado la feria contó con cerca de 800 comerciantes que llegaron de diferentes lados para ofertar sus productos. Este año son dos mil comerciantes del Nuevo Tarqui los que se encuentran operativos durante la feria, más los 300 que vienen de otras ciudades.

La feria de este año cuenta con tres pequeños parques de diversiones; tres anillos de seguridad conformados por militares, la Policía Nacional y la Policía Municipal. Enfrente del Nuevo Tarqui, al otro lado de la Avenida de la Cultura, ya se arma la carpa del popularísimo y tradicional “baile polvoso”.

Kirie Bravo desveló que los comerciantes del Nuevo Tarqui están exentos de pagar el derecho al recinto ferial. Dijo que “para ellos no existe cobro de ninguna tasa, bajo ningún concepto”.

Por otro lado, Jhonny Baque, dueño del local de encebollados y meriendas “Don Jhonny”, señaló que las ventas de comida han subido notablemente. “La mayoría de los locales estamos vendiendo muy bien; estos días estamos trabajando muy duro. Los esperamos a todos con la mejor comida de Manta”, invitó.

FUENTE: GAD municipal de Manta, mediante boletín informativo y fotos con firma del periodista Antonio Cedeño Cedeño, director de gestión de comunicación.- MANTA, 17 de octubre de 2017.
Anuncios