El adiós postrero a dos personajes de Manta

Hace pocos días fallecieron, en fechas distintas, Pablo Cornejo Zambrano y Carlos Cedeño Palacios, destacado cada uno en el ámbito escogido para su desarrollo personal y contribución a la sociedad.

SUS personalidades fueron diferentes, pero eran más o menos coetáneos. Otro parangón es que ambos llegaron a un sitial de amplia exposición pública, particularmente en la ciudad, donde la mayoría de quienes los conocían los elogiaban y los demás aceptaban su valía con alguna reserva. Ambos dejaron una huella indeleble entre sus contemporáneos.

Carlos Cedeño

Carlos Cedeño Rodríguez en su distribuidora de periódicos, revistas y libros "Agencia El Universo" de Manta. Manabí, Ecuador.
Así se vio a Carlitos Cedeño durante sus últimos días en su distribuidora Agencia El Universo.

Se hizo conocido con su Agencia El Universo, que durante muchos años funcionó en un local cuasi esquinero, entre la Avenida Sexta y la Calle 11. Coparticipó en el boom que tuvo el “mayor diario nacional” en los años de las décadas 60, 70 y 80 del siglo XX, periodo en el que también predominaron las revistas Vistazo, Estadio y Hogar, medios impresos que distribuía a las decenas de voceadores que recorrían a diario la urbe porteña, y que él mismo vendía en su distribuidora.

Para entonces se había convertido en el proveedor por antonomasia de periódicos y revistas que adquirían los consumidores frecuentes; y, en las tardes, hacía de su tienda el lugar predilecto para las animadas tertulias con sus amigos.

Ese auge lo puso en la escena pública, al punto que en algún momento fue llamado a conformar una lista de candidatos a diputados por la provincia de Manabí. Lo inscribieron en la lista de suplentes y tanto él como el principal resultaron elegidos. Tuvo una oportunidad de reemplazar al principal y estuvo en el Congreso Nacional, en Quito, asombrándose al ver que ciertos diputados casi se daban de golpes en los acalorados debates del pleno y al rato ya estaban abrazados y sonrientes celebrando con champagne.

Tenía un semblante de apariencia engañosa, porque parecía gruñón, sin embargo en realidad era un ameno y bien informado conversador. Lo recordaremos siempre.

Pablo Cornejo

El abogado Pablo Ignacio Cornejo Zambrano comparte un instante de felicidad en Manta. Manabí, Ecuador.
Pablo Ignacio Cornejo Zambrano, compartiendo un instante de felicidad.

Alguna vez escuché a mi hermano Rubén decir de Pablo -ambos estudiaron el bachillerato en la época gloriosa del Colegio Nacional Cinco de Junio, sección nocturna- que era capaz de quitarse la camisa para dársela a un descamisado. Pablo abrazó tempranamente la ideología de la izquierda radical, quizá porque él mismo experimentó las extremas limitaciones de la pobreza y consideraba que solo un gobierno popular, surgido de las entrañas de la población más desposeída, podría revertir la marginación de la gente sencilla pero trabajadora.

Se esforzó al máximo para dejar atrás el ambiente de carencias en el que vivió la mitad de su vida. Al terminar el bachillerato fue a estudiar Derecho en la Universidad Estatal de Guayaquil; iba cada día en bus desde Manta y volvía a la medianoche. Se graduó de abogado y dedicó su ejercicio profesional a servir a los más pobres, particularmente a obreros dependientes de corporaciones empresariales poco fiables. Lo hacía con convicción y generosidad.

Él, guiando a un grupo de estudiantes universitarios, consiguió la vida jurídica de numerosísimas organizaciones barriales de la ciudad de Manta.

Después de haber servido con devoción los enunciados sociales que primaban en su conducta como profesional del Derecho, en su última etapa quiso ir más lejos a lomo de la política partidista y esto lo encaramó en la Presidencia de Autoridad Portuaria de Manta durante el gobierno que presidió Lucio Gutiérrez y más tarde en la Delegación del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social en Manabí, en el gobierno del presidente Rafael Correa.

Posiblemente la Administración pública lo aburguesó un poco -o eso parecía-, pero siempre fue, hasta el final, un batallador indomable que siempre supo sonreír y compartir. Ya ocupa el espacio destacado que merece en la Historia de Manabí.

José Risco Intriago (Fotografías bajadas de la red social Facebook).

MANTA, 30 de noviembre de 2017.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Mercedes Guerrero dice:

    Es agradable ver que al Ab Cornejo se le recuerda bien. Sin embargo, es indignante leer algunos datos en este articulo que suenan incongruentes y no reales. El petiodista habla que el abogado se aburguesio, cosa que no es cierto. En el caso del Consejo de Participacion Ciudadana y Control Social el abogado gano ese puesto por medio del proceso de Merito y oposicion y fue uno de los mejores en puntaje. Por ultimo, el abogado sirvio a su pueblo como miembro de la corte Constitucional con sede en Santa Elena, Manabi y Santo Domingo de los Tsachilas, puesto que lo desempeño por encargo, como resultado de su desempeño como consejero en el Consejo de Participacion. Pero es importante resaltar que el abogado pidio su renuncia cuando se dio cuenta que el gobierno al que el habia apoyado cambio abruptamente de ruta. Se sintio que el no podia seguir representando a su pueblo bajo una mentira. Lo que desmiente su comentario de que el Ab Cornejo se aburguesio.Pido se rectifique este comentario en memoria de su nombre impevable e intachable. Ruego que se hagan las correcciones de lugar en honor a la verdad.

    Me gusta

  2. Mercedes Guerrero dice:

    Es agradable ver que al Ab Cornejo se le recuerda bien. Sin embargo, es indignante leer algunos datos en este articulo que suenan incongruentes y no reales. El petiodista habla que el abogado se aburguesio, cosa que no es cierto. En el caso del Consejo de Participacion Ciudadana y Control Social el abogado gano ese puesto por mefio del proceso Merito y oposicion y fue uno de los mejores en puntaje. Por ultimo, el abogado sirvio a su pueblo como miembro de la corte Constitucional con sede en Santa Elena, Manabi y Santo Domingo de los Tsachilas, puesto que lo desempeño por encargo y vomo resultado de su dedempeño como consejero en el Consejo de Participacion. Por ultimo, el abogado pidio su renuncia cuando se dio cuenta que el gobierno al que el habia apoyado cambio abruptamente de ruta. Se sintio que el no podia seguir representando a su pueblo bajo una mentira. Lo que desmiente su comentario de que el Ab Cornejo se aburguesio.Pido se rectifique este comentario en memoria de su nombre impevable e intachable. Ruego que se hagan las correcciones de lugar en honor a la verdad.

    Me gusta

  3. Jorge Alexander Cedeño Palacios dice:

    Deberian corregir el segundo apellido de mi primo es Palacios. Gracias.

    Me gusta

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s