Semanas anteriores tuve el agrado de visitar la provincia de Esmeraldas en el norte del Ecuador, para tomar contacto con el Centro Agrícola Cantonal de Esmeraldas, institución liderada por Agr. Jacob Saavedra, líder con gran visión y entusiasmo por el desarrollo de su sector. Mi visita en esa ocasión fue para lograr mercados interesantes para el arroz producido en la cuenca baja de Guayas.

En las oficinas del Centro Agrícola tuve la oportunidad de reunirme con líderes de esa provincia, para trasmitirles mi visión sobre la posibilidad de ejecutar entre organizaciones agropecuarias el ejercicio de comercio justo y lograr “Fairtrade” con los productos críticos por la susceptibilidad de los precios a la hora de las cosechas y así mejorar las condiciones de los productores agropecuarios del país.

Otro de los temas que abordamos y me manifestaba el titular del Centro Agrícola, son los interesantes proyectos de capacitación en marcha, en alianza estratégica con la academia y el Ministerio rector, capacitaciones como inseminación artificial a vacunos, desarrollo de Fincas Integrales Autosuficientes, entre otros.

Uno de los productos agrícolas de importancia nacional por su elevado consumo y valor nutricional es el plátano barraganete, tradicionalmente cultivado en los alrededores de la ciudad de El Carmen en la provincia de Manabí, en donde se han asentado importantes empresas multinacionales exportadoras de esta fruta. De un tiempo acá, los cultivos de esta zona vienen siendo afectados por una bacteria que daña esta fruta, deformándola y acelerando su pudrición, llamada Moko del Plátano.

Los directores del Centro Agrícola de Esmeraldas y su líder Agr. Jacob Saavedra, conocedores de las bondades de suelos, humedad, luminosidad y climas de su provincia, han detectado la oportunidad agrícola, industrial y comercial para desarrollar de manera técnica y ordenada, en puntos estratégicos, la explotación intensiva del plátano barraganete, afectado gravemente en la provincia de Manabí. Proyecto de gran importancia por seguridad alimentaria contemplada en la Constitución Política del Estado y por levantar el standard económico de los productores esmeraldeños, contemplado en los deseos de los buenos lideres agropecuarios de este hermoso sector de la patria.

Proyectos como estos desatarán gran actividad agroindustrial, comercial, ofertas exportables. Esta provincia tiene todas las condiciones: desde suelos, puerto y, lo más importante, el recurso humano y un decidido liderazgo agropecuario en busca de elevar las condiciones de su gente.

Escrito el 31 de enero de 2018 por Pedro Pablo Jijón Ochoa, ingeniero comercial y asesor de organizaciones agrícolas productivas (asesorapecuador@gmail.com).
Anuncios