Celebrantes disfrazados en una ceremonia barrial de Bajada de Reyes en Santa Ana. Manabí, Ecuador.

La “Bajada de Reyes” en Santa Ana

Aquella tradición ecuatoriana de desmontar el Pesebre o Nacimiento que representa el acto bíblico del natalicio de Jesucristo y hacerlo el día 6 de enero cuando se supone que los Reyes Magos fueron a adorar al recién nacido, prevalece intacta en la ciudad de Santa Ana.

El próximo sábado 6 de enero de 2018 se hace una procesión matinal hasta la Iglesia de Nuestra Señora de Santa Ana, donde se oficiará una misa. El acto estará encabezado por figuras vivientes que representan a la Virgen María, San José, el Niño Jesús y los tres Reyes Magos de la leyenda: Melchor, Gaspar y Baltazar. El papel de la Virgen María lo hará la “Niña Santa Ana”, Marcela Macías. San José será representado por Roberto Macías, actor de la Escuela Municipal de Teatro.

Más tarde, en la noche, en la calle sobre el malecón del río habrá un gran baile popular con el que finaliza la celebración.

Todos estos actos cuentan con el apoyo directo del Gobierno municipal de Santa Ana, desde el año 2005. Egda Macías, jefa de Cultura y Deportes del Municipio, explicó que la celebración de la “Bajada de Reyes” comenzó el 26 de diciembre, con la visita a los 22 pesebres, cada uno ubicado en barrio distinto.

Desde las 18h00 hasta las 24h00 de cada día, los celebrantes de la “Bajada de Reyes” recorren los barrios, pero ocultando su identidad personal con disfraces diferentes. En muestra de agradecimiento por esa visita, los dueños de los pesebres y sus vecinos reciben a los visitantes con comida.

Otra de las actividades del 6 de enero es la actuación de los vaqueros, quienes son los encargados de evitar que el Diablo se robe al Niño Dios y de custodiar a la Virgen María.

Durante el baile en el malecón del río, los celebrantes disfrazados se despojan de sus disfraces y dejan ver su identidad. Se elige a quien “baila más feo” y el mejor disfraz.

Orígenes de la celebración

Respecto de los “Reyes Magos”, es oportuno recordar que su incorporación a la fiesta navideña proviene del relato bíblico de San Mateo, que refiere la visita de estos personajes al Nacimiento para adorar al recién nacido y llevarle regalos: oro, incienso y mirra. Pero omite nombrar a ninguno de estos visitantes, ni precisa cuántos eran, ni que se trataba de reyes.

Si bien la magia estaba proscrita en la época en que Mateo escribió su evangelio, se cree que al mencionar “mago” aludía a sacerdote, que es el significado de esa palabra original de Persia (ma-gu-u-sha), transmutada posteriormente al griego (magoi), al latín (magus) y finalmente al español como la conocemos hoy. En este caso se trataba de sacerdotes eruditos o muy cultos, que estudiaban las estrellas en su afán de encontrar a Dios.

En cuanto a los regalos, cada uno tiene una simbología propia: el oro, por la naturaleza real del ofrendado, rey de reyes; el incienso, por la divinidad de Jesús, presente en los cultos; y, la mirra, una especie de bálsamo para el sufrimiento que se presagiaba padecería en la Tierra el Hijo de Dios.

FUENTES: Celebración: GAD municipal de Santa Ana, mediante boletín informativo y fotos, con firma del periodista Juan Carlos Llumiquinga. Historia: Wikipedia.
Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s