La Tiñosa, Santa Marianita, Santa Rosa, Ligüiqui, San Lorenzo, Las Piñas, La Botada; son playas rurales de gran atractivo turístico en el Cantón Manta, que como todos los años recibe a decenas de miles de visitantes con motivo del carnaval y la Semana Santa, los dos más largos feriados de la temporada invernal en la Costa ecuatoriana.

Esas playas, mantenidas en estado natural, están muy cerca de la ciudad de Manta y comunicadas con esta por carreteras asfaltadas en buen estado. Y cada una se halla al pie de su respectivo poblado (unos más pequeños que otros), de gente dedicada a la pesca artesanal, a labores agropecuarias y, en general, a la artesanía hecha con materia prima natural de cada lugar.

Consciente de la gran promesa turística de la zona rural de Manta a la que representa en el seno del Concejo municipal, el concejal Isidoro Montalván invitó a un grupo de periodistas para que vayan a conocerla y el día sábado 27 de enero de 2018 los llevó en un recorrido guiado por las mejores playas marinas, admirando la belleza paisajística durante el viaje de ida y vuelta.

El concejal expresó que desde su función de representante de las comunidades rurales, con el apoyo del Gobierno municipal ha enfocado su trabajo a que se conozca toda la riqueza natural que existe en este hermoso cantón manabita.

“Tenemos playas hermosas, el Cabo de San Lorenzo, el Bosque Pacoche, El Faro. Senderos para paseos de aventura (en los que es posible observar) animales como los monos aulladores que viven en su hábitat natural. Una rica gastronomía y otros atractivos que pueden ser conocidos por nacionales y extranjeros, y que están a menos de una hora del (mayor) centro urbano del cantón”, contó Montalván.

A propósito de lo dicho por Montalván, la Dirección de Comunicación Social del Municipio hizo notar que Manta se ha preparado con un amplio programa de diversión sana para el próximo carnaval, una magnífica oportunidad que tienen las familias, los grupos de amigos locales, los ecuatorianos y visitantes del exterior, que así pueden recorrer los lugares turísticos naturales que se complementan con los servicios de hospedaje, diversión y alimentación, esta última con sus apetecidos platos como el ceviche -de camarones, conchas, o mixtos-, el camotillo frito en variedades al gusto de cada quien, el arroz marinero, y una extensa oferta para el paladar más exigente.

Todos los días hay medios de transporte público para ir a las playas rurales y volver de ellas, donde -dicho sea de paso- también hay servicio de alimentación local.

FUENTE: GAD municipal de Manta, mediante boletín informativo y fotos, con firma de la periodista Gema Arteaga Briones, directora de gestión de comunicación.
Anuncios