La presidenta del Patronato de Amparo Social del Gobierno municipal de Manta, Ana María Suárez, fue en persona a recorrer las principales calles del Barrio Buenos Aires de la Parroquia Tarqui, en busca de personas discapacitadas que necesitan ayuda para desenvolver su vida cotidiana y proveérsela en el acto.

Así fue que encontró a Johan, menor de edad con discapacidades física y mental. A él le entregó una silla con ruedas y características especiales para que sus familiares puedan movilizarlo sin problemas, ya que antes de recibir esta ayuda su madre debía cargarlo en brazos.

Otra favorecida es Margarita Quijije, de 80 años de edad, quien también recibió una silla rodante. Gratamente entusiasmada, la mujer dijo: “Yo no tengo cómo comprar una silla de ruedas; no trabajo -a mi edad ya no puedo. Yo tenía una silla plástica adaptada con ruedas, con la que me llevaban de un lado a otro; ahora estoy cómoda, me sirve de mucho”.

Ana María, por su parte, afirmó que seguirá recorriendo los barrios y llevando asistencia a quienes lo necesiten. Razonó: “Parte fundamental de la construcción de la nueva ciudad son los ciudadanos, y a través del Patronato municipal llegamos a distintos barrios, con servicios médicos, ayudas técnicas, cursos de emprendimiento y demás actividades que tienen como principal protagonista (a) la comunidad”.

Con la presidenta del Patronato también fue la brigada médica “La salud junto a ti”, que atendió gratuitamente los diversos requerimientos de más de 130 vecinos, entre pacientes de pediatría, diabetología y medicina general.

FUENTE: Patronato municipal de Manta, mediante boletín informativo y fotos, con firma del periodista Ray Gorozabel A., subdirector de comunicación.
Anuncios