Verdadera Banca de desarrollo agropecuario

Por Pedro Pablo Jijón Ochoa (°)

Monedas

Tuve el agrado de intercambiar ideas de política agropecuaria con una importante dama, asambleísta de la República del Ecuador. Dama cuyas raíces son del agro riosense (provincia de Los Ríos) y por tanto conoce muy bien la problemática del campo. En la ingeniera Sofía Espín Reyes noté su conocimiento y su pasión, al escuchar su vehemente punto de vista de la actual situación y futuro promisorio del agro ecuatoriano.

Uno de tantos temas que abordamos con la asambleísta es la situación de los deudores de la Banca estatal. Analizamos detalladamente este tema, desde varias aristas. Lo vimos desde estos lados: productivo, financiero, legal, de impacto económico nacional, de soberanía alimentaria, de edad promedio del habitante del campo; y, lo más importante, desde la parte humana y social.

Es un círculo vicioso la actual situación financiera de los productores agropecuarios.

Cuando un productor desea acceder a un crédito, se le solicita como aval sus tierras y además un garante, primera traba para acceder al crédito. Cuando logra la firma de un garante, el valor acreditado a su cuenta bancaria es demorado, por lo que muchos caen en préstamos informales de altos intereses.

La tabla de amortización aplicada por el banco no es una tabla real para la actividad agropecuaria; es una tabla para actividades comerciales. Ejemplo: se adquiere un artículo para ser comercializado, el cual puede estar en espera de ser vendido; al venderlo, se recibe el valor original más la ganancia y se puede pagar el crédito bancario.

En agropecuaria se trabaja con seres vivos (plantas y animales), los cuales necesitan constante inversión hasta el final del ciclo; es decir: siembra, riego, fertilización, labores culturales, manejo de plagas, supervisión, costo de cosecha y de transporte al centro de acopio, más el costo constante de mano de obra. Luego una desesperante espera para vender al precio adecuado.

La intermediación -enemigo letal del agro-, en el tiempo de cosecha se pone de acuerdo para pagar precios que no reflejan ni el costo de producción, al no poder pagar al banco por los bajos precios. Sumados los bajos rendimientos, el productor cae en mora y el banco empieza juicios de coactiva.

Otra etapa del productor con el banco es el intento de refinanciamiento o restructuración de la deuda, que lo desgasta en todo sentido.

Despojar a un productor de su patrimonio único -sus tierras- debe ser considerado como acto totalmente ilegal e inmoral, porque se estaría afectando la vida de una familia entera; afecta la seguridad alimentaria, afecta la economía del país y la economía del mismo banco. Quitar las tierras a un productor es quitarle la vida.

Quedamos de acuerdo con la Asambleísta que, para reactivar la economía del país y la actividad agropecuaria, se debería condonar los intereses por mora, gastos legales, lograr el refinanciamiento solo del capital, además que en la tabla de amortización los plazos sean más largos y con tiempos de gracia. Además, crear nuevos servicios bancarios.

Un nuevo servicio bancario que se debe implementar, es la absorción de cosechas entre organizaciones agropecuarias bajo el concepto de comercio justo; es decir, un crédito inmediato a la organización agropecuaria que desee comprar cosechas de otros sectores del país, para poder comercializarla en su sector, quedándose con un margen, pagar al banco y distribuir la cosecha entre sus socios y el público en general a precio justo.

De esta manera las organizaciones venden sus cosechas a precio justo, sus socios pagan sus créditos, quedan con sus ganancias y no caen en mora; y, lo mejor de todo, se controla la intermediación letal.

Todos los asambleístas, independientemente de ideologías políticas, deben tomar la bandera de la producción agropecuaria y unirse para trabajar por este sector, para lograr que se convierta en el renglón más importante de la economía del país, que llegue a ser la base del Presupuesto General del Estado.

(°) Ingeniero comercial y director ejecutivo de ASESORAP (Asesoría a Organizaciones Agrícolas Productivas): asesorapecuador@gmail.com. Este artículo fue escrito el día 22 de octubre del 2017.
Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s