El director de Planificación Territorial del Gobierno municipal de Montecristi, arquitecto Enrique Vélez, ha hecho notar que desde el año 2016, cuando inició el proceso de actualización de los límites urbanos del cantón, se observa un desbordamiento de esta zona hacia la parte rural.

Esto -ha dicho Vélez- se lo puede comprobar en urbanizaciones como la del Montecristi Golf Club, ubicada claramente en la zona rural de la Parroquia Aníbal San Andrés. Igualmente, la Ciudadela Los Artesanos, en la Parroquia Leónidas Proaño, y Sendero Azul en la Parroquia Colorado. Estos nuevos asentamientos tienen tratamiento de zonas urbanas, pero están en zona rural.

La Administración municipal que dirige el alcalde Ricardo Quijije Anchundia ha logrado elaborar un Plan de Ordenamiento Territorial, y es con éste que la problemática quedó al descubierto y obliga hacer las correcciones del caso, empezando por trazar un nuevo límite de las parroquias, determinando al mismo tiempo el uso específico del suelo en cada sector: habitacional, industrial o comercial.

El Municipio considera que las correcciones traerán beneficios para quienes ocupan territorios rurales tomados como urbanos. Por ejemplo, que el Municipio les puede otorgar escrituras sin que el  MAG (Ministerio de Agricultura y Ganadería) intervenga; se puede planificar la dotación de servicios básicos, el manejo de las vías que le pertenece al Municipio directamente. Es decir, permitirán que el Municipio desarrolle una planificación adecuada.

Sonia Rodríguez, funcionaria de la Dirección de Planificación Territorial del Municipio de Montecristi. Manabí, Ecuador.
Sonia Rodríguez, de Planificación Territorial del Municipio, muestra cómo la zona urbana se apodera de la rural en el Cantón Montecristi.

Los registros municipales revelan que actualmente hay muchos predios rurales cuyos dueños están pagando impuestos urbanos, por lo que es necesario regularizar que los contribuyentes paguen de acuerdo al sitio donde están sus predios, según la observación de Sonia Rodríguez, colaboradora de la Dirección de Planificación Territorial del GAD de Montecristi.

Por lo pronto, en julio del presente año se socializará con los actores correspondientes los cambios de límites dentro del territorio de Montecristi, competencia que está en manos del Concejo municipal y que debe resolverlo antes de fin de año para su publicación en el Registro Oficial, de modo que la aplicación comience desde principio del próximo año.

A la par, también se trabaja con el MAG, institución que tiene que verificar si un territorio rural reúne las condiciones para declararlo zona urbana.

FUENTE: GAD municipal de Montecristi, mediante boletín informativo y fotos, con firma de la periodista Sofía Paredes Rivera, directora de comunicación social.
Anuncios