Hace una centuria se construyó a la vera de la antigua Calle Colón (hoy Avenida 2) de la ciudad de Manta, una casona hecha con madera y techo de zinc, que para esa época era una edificación que solo las familias afortunadas podían permitirse. Con el pasar del tiempo fue convertida en hotel y ahora es el alojamiento del Museo Etnográfico Municipal Cancebí.

Más de 300 piezas históricas se conservan y muestran allí, como testimonio incuestionable del pasado de Manta y algo de lo que fue Manabí. Son verdaderos tesoros, guardados con celo para recordar siempre los cimientos en los que descansa la nueva sociedad cantonal y provincial.

Trabajos de restauración en la sede del Museo Etnográfico Municipal Cancebí, en la ciudad de Manta. Manabí, Ecuador.
Restauración interna de la casona que aloja al Museo Etnográfico Cancebí, en Manta.

En el mes de octubre próximo, esa casona completará sus 100 años de existencia, preservando su forma y estructura originales, como testigo mudo del progreso y desarrollo que la ciudad de Manta ha experimentado a lo largo de todos esos años. Pero esto solo ha sido posible gracias a la determinación municipal de cuidarla, que en dos ocasiones anteriores ya la sometió a restauración y ahora mismo lo hace por tercera vez.

En este momento se hace la reparación de la madera, utilizando elementos químicos especiales y empleando a profesionales que trabajan en el tallado restaurativo, cambiando las instalaciones del sistema eléctrico y de iluminación, y procurando la conservación óptima de los más de 300 objetos antiguos que se exponen en el museo.

Algunos objetos necesitan un trabajo restaurador más profundo, ya que después de 100 años o más acusan los efectos del tiempo transcurrido. Pero de esto se encarga Fernando Yunga, que es un curador especialista y experimentado.

El costo total de esta tercera restauración alcanza los 48 mil dólares y se espera que hasta el 15 de septiembre de 2018 todo esté listo y la casona vuelva abrir sus puertas para que el público eche a volar su imaginación a través del tiempo, apreciando la arquitectura de principios del siglo XX y los testimonios culturales de un Manta y un Manabí mucho más antiguos.

FUENTE: GAD municipal de Manta, mediante boletín informativo y fotos, con firma de la periodista Gema Arteaga Briones, directora de gestión de comunicación.
Anuncios