En el Ecuador hay un organismo estatal responsable de precautelar que todas las comidas y bebidas de uso público sean producidas en condiciones de sanidad aceptables, desde un caramelo hasta un medicamento, pasando por los alimentos servidos en restaurantes y otro tipo de comedores populares, y los que son procesados industrialmente. El ente se llama “Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria” (ARCSA), de cuya labor en Manabí damos cuenta resumida en esta información.

Recién en el presente año 2018, ARCSA zonal Manabí se ha hecho de una unidad de información y comunicación social, que reporta las actividades en el territorio provincial, de manera actualizada, a los diversos medios de penetración masiva. De este modo sabemos que la entidad está muy activa socializando sus competencias legales y verificando que los implicados cumplan las normas correspondientes.

Capacitación

Durante el primer semestre del 2018, ARCSA Manabí ha capacitado a 2998 personas en las provincias de su jurisdicción (Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas), sobre distintos temas de su competencia: manual de buenas prácticas de recepción, almacenamiento y dispensación de medicamentos en farmacias y botiquines; manual de prácticas de higiene y manipulación de alimentos, correcta dispensación de medicamentos psicotrópicos y estupefacientes; entre otros.

Más de 120 estudiantes de la carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad Técnica de Manabí (UTM) recibieron la capacitación sobre “Regulación de productos procesados y análisis de laboratorio”, como parte de un proceso de cooperación para la preparación de los futuros profesionales.

Técnicos de la Coordinación Zonal 4 de Arcsa dictaron esta socialización y abordaron temas como: regulación de productos procesados, análisis de laboratorio, etiquetado de alimentos, entre otros, además de informar de la importancia de la aplicación “Arcsa Móvil”.

Vinculación con la comunidad

Desde enero hasta junio del 2018, ARCSA ha ejecutado vinculaciones con ciudadanos de todo el país para presentarles sus competencias y capacitarlos en buenas prácticas sanitarias, las cuales han alcanzado aproximadamente a 19.000 personas.

Por medio de técnicos de las nueve coordinaciones zonales con que cuenta la institución en el territorio nacional, se han expuesto los servicios que ofrece Arcsa para apoyar el emprendimiento y la microempresa, y se ha impulsado el uso del manual de buenas prácticas de higiene y manipulación de alimentos, con el objetivo de precautelar la salud de la población.

ARCSA se vincula con la comunidad en Santo Domingo de los Tsáchilas, Ecuador.
Uno de los actos de vinculación con la comunidad, en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Estas vinculaciones involucran a ciudadanos de todas las edades a quienes se les explica cuál es la información que deben verificar en alimentos y medicamentos al momento de comprarlos, como las fechas de elaboración y caducidad, Notificación Sanitaria o Registro Sanitario.  Además se les enseña cómo reconocer un medicamento falsificado y participar en el control ciudadano por medio de la App “ARCSA Móvil”.

Arcsa también efectúa estas actividades en unidades educativas, para demostrar a través de actos lúdicos a los niños y jóvenes temas sanitarios como el adecuado lavado de manos para evitar el contagio de enfermedades, verificar la información de los productos que consumen, no automedicarse, entre otros.

Apoyo a emprendedores

La Agencia también aporta al desarrollo productivo por medio de la simplificación de trámites y la capacitación permanente que ofrece a microempresarios, artesanos y actores de la Economía Popular y Solidaria, para que puedan obtener el Registro Sanitario de sus productos y comercializarlos en el mercado nacional.

Micro planta envasadora de la bebida edulcorada BioJuice, en Santo Domingo de los Tsáchilas, Ecuador.
En esta modestísima planta se envasan los BioJuice, en Santo Domingo de los Tsáchilas. El producto tiene Registro Sanitario facilitado por ARCSA.

En la Coordinación Zonal 4 se mantienen las socializaciones para que los emprendedores conozcan los requisitos para obtener la Notificación Sanitaria simplificada; además, los técnicos de la Agencia realizan visitas personalizadas a sus plantas de producción para brindarles asesoría sanitaria y mejorar sus procesos.

Un ejemplo de esto es el apoyo brindado al joven Carlos Crespo, microempresario envasador de BioJuice en Santo Domingo de los Tsáchilas. Esta es su opinión: “Gracias a Arcsa ya puedo comercializar mi producto con toda tranquilidad y estoy contento por eso”.

FUENTE: Arcsa zonal Manabí (Portoviejo), mediante boletín informativo y fotos, con firma de la periodista Isabel Intriago Morán.
Anuncios