Perfil de un líder agropecuario

Por Pedro Pablo Jijón Ochoa*

Las luchas campesinas en América latina, desde los tiempos de las reformas agrarias de los años 70, han llevado a hombres y mujeres -motivados por las injusticias y las necesidades de los suyos- a forjarse como líderes y lideresas que con su esfuerzo, garra y a costa de sus propias vidas, han cambiado la realidad del sector agropecuario. Conquistas campesinas que denuestan “de qué están hechos” estos líderes y el bagaje de experiencias que el joven liderazgo debe absorber.

Don Absalón Valdivieso, conocido como El Chivo, agricultor natural de la zona rural de la ciudad de Daule en la provincia del Guayas -sector por antonomasia arrocero y ganadero-, empezó su lucha campesina en los años de la Reforma Agraria, por adjudicación de pequeñas parcelas agrícolas a las que había que disputarse con el bosque impenetrable, con los terratenientes y con las leyes contradictorias. Ya octogenario, todavía se lo puede ver liderando manifestaciones con machete y garabato en mano, con sombrero, rascando el piso con el machete y dando la voz que clama por seguro social campesino, porque son muy bajos los precios del arroz, o pidiendo nuevo ministro de Agricultura. Muy activo aún, con gran experiencia que debe ser utilizada para asesorar a jóvenes líderes campesinos y a organizaciones agropecuarias.

La edad promedio en el campo es de 65 años, estadística que nos lleva a analizar y replantear la búsqueda de nuevos perfiles que tomen la posta de las interminables luchas campesinas, que hoy ya no son por reformas agrarias pero sí contra los intereses de grupos de poder financiero, que ven en el campo solo oportunismo comercial. Nuevos perfiles que cumplan con parámetros específicos y se dejen guiar con humildad por líderes experimentados.

Un líder agropecuario debe tener características tales como empuje interno; debe ser sensible a las necesidades de los demás; con capacidad de resistencia en la oposición y para desarrollar tenacidad. La vida de un líder agropecuario debe ser dinámica, tanto en lo personal como en lo gremial; debe tener autocontrol y templanza, ya que en momentos difíciles le tocará tomar decisiones que muchas veces desagradan.

Los líderes agropecuarios deben ser ejemplo consistente para poder moldear a otros y ser motivo de inspiración para los que les rodean. Deben desarrollar gran capacidad de resistencia contra las dificultades y ser creativos; tener actitud de servicio honesto y desinteresado, y además desarrollar y ganar confiabilidad con su ejemplo de vida.

Sigamos el ejemplo de líderes como El Chivo Valdivieso.

Un líder agropecuario no busca seguidores, busca líderes que formar.

* Ingeniero comercial y director ejecutivo de ASESORAP (Asesoría a Organizaciones Agrícolas Productivas): asesorapecuador@gmail.com
Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s