Hace poco se ha hecho en Manta una socialización de cómo atienden los servicios de salud pública a personas con diverso género sexual, concluyendo que todavía no se reconoce plenamente su derecho igualitario prescrito en la Constitución y otras leyes ecuatorianas, como debería entenderlo y practicarlo todo el personal médico y paramédico que sirve en las casas de salud.

En el evento se conoció que hay una Norma Técnica de Atención en Salud a personas lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexos (LGBTI), que establece proveer material, herramientas y las mejores recomendaciones a los profesionales de la salud, para que atiendan a ese segmento de la población con un enfoque de derechos, género, interculturalidad e intergeneracionalidad, de tal modo que mejore la calidad del servicio en estos casos y se reduzcan las barreras que impiden u obstaculizan que dichas personas también obtengan una atención igualitaria.

La norma puntualiza principios básicos durante la atención, como el respeto a los derechos de los usuarios, respeto a los principios de la bioética (confidencialidad), calidad y calidez.

Al respecto de esto, Elizabeth Piloso, responsable de la Unidad de Promoción de la Salud del Distrito 13D02 (Manta, Jaramijó y Montecristi), señaló que “Durante la socialización se recordó nuestra cartera de servicios y se identificó cuáles son los inconvenientes que ellos han encontrado en la atención; esto como parte del mejoramiento continuo de la calidad de los servicios de salud”.

Con el personal de salud se revisó el glosario de términos académicos y científicos que incluye, por ejemplo, la definición de diversidad sexual: “(…) se refiere a las identidades sexuales. Reivindica la aceptación de cualquier comportamiento sexual, con iguales derechos, libertades y oportunidades, como prácticas amparadas por los derechos humanos.”

Desde el lado del segmento social que agrupa la diversidad sexual, Chavica Morerira, representante de la Asociación Horizontes Diversos, destacó que le parece importante la socialización de la normativa, pues lamentablemente aún deben vivir momentos incómodos frente a profesionales que desconocen o ignoran deliberadamente los derechos de aquellos.

“Sé que poco a poco se llega, y el servicio que se está prestando -al menos dentro del Distrito- es el mejor hasta el momento, y esto debe servir como ejemplo para otras entidades, no solo cantonales y zonales”, reconoció Moreira.

El Ministerio de Salud, como una de sus estrategias de políticas públicas para atender las necesidades de salud de la población LGBTI, incluyó en el Registro Diario Automatizado de Consultas y Atenciones Ambulatorias (REDACCA), la orientación sexual, la identidad de género y la variable intersex, a fin de contar con información de las condiciones de salud de aquellas personas.

FUENTE: Boletín informativo y fotos, con firma de la periodista Rebeca Alarcón Mieles, analista de comunicación, prensa e imagen del Distrito de Salud 13D02, Manta.
Anuncios