Ante casos hallados recientemente en Venezuela, país del que están llegando al Ecuador muchos emigrantes, las autoridades de la salud pública del Distrito 13D02 (Manta, Jaramijó y Montecristi) han tomado los recaudos necesarios para detectar posibles brotes de sarampión y controlarlos, descubriendo que hasta el momento felizmente no hay ninguno.

Según la responsable de la Unidad de Vigilancia de la Salud, Ivis Román, “hemos tenido casos sospechosos y todos han sido descartados por laboratorio”.

Román señala que durante tres meses, desde marzo, se ubicaron controles sanitarios en puntos de entrada y salida de personas que se movilizan por el territorio de los tres cantones del Distrito, como en el aeropuerto, los terminales terrestres y el puerto marítimo. El control incluía la educación al respecto de la enfermedad y al mismo tiempo la inmunización mediante la vacuna respectiva.

“La vigilancia garantizaba un nivel adecuado de control de riesgo en estos puntos, en los que además se revisaba si se presentaban síntomas o signos febriles y exantemas (erupciones rojizas en la piel)”, destaca Román.

En estos puntos de control se procedía con la vacunación de SRP (Sarampión, Rubéola y Parotiditis) hasta los 6 años a quienes no hubieran cumplido con el esquema regular de vacunación, pues esta vacuna se aplica a los niños de entre 12 y 23 meses de edad. También se inmunizaba con la vacuna SR (Sarampión y Rubéola) a los viajeros de 7 a 53 años de edad para evitar la transmisión a nivel internacional.

Actualmente continúa la búsqueda activa, institucional y comunitaria, de posibles brotes. La institucional implica el reporte de los diagnósticos que se generen en los 31 centros de salud que son parte del Distrito, los que son revisados por los epidemiólogos para determinar si hay signos o síntomas. La comunitaria es efectuada por los Equipos de Atención Integral en Salud, que diariamente llegan a las casas o a través del segundo nivel de atención (hospital).

En caso de hallar un síntoma sospechoso, se realiza un cerco epidemiológico y un barrido documentado; es decir, se hace la intervención en un kilómetro alrededor del caso sospechoso, se educa a la población de esa área y se vacuna de acuerdo al grupo de edad antes explicado.

Ivis Román explica que en casos de dengue, chikungunya, rubéola y zika, también se presentan exantemas y fiebre; pero en cada caso hay particularidades. Por ejemplo, en dengue la fiebre es de 38 menor y el exantema se presenta al quinto día; en zika no hay fiebre alta; en chikungunya, el dolor articular imposibilita caminar; en la rubéola se inflaman los ganglios; pero en el caso del sarampión la fiebre es de 39 grados, existe conjuntivitis, rinorrea (nariz congestionada) y postración del paciente, así como el exantema que aparece al tercer día y de forma céfalo-caudal, es decir que inicia en la cara, baja hacia el cuello y se va regando.

El Distrito de Salud 13D02 hace un pedido a la ciudadanía: informar oportunamente los casos que presenten estas características, con la finalidad de ayudar, tanto a la persona que presenta el malestar cuanto a la prevención del contagio en más personas.

FUENTE: Boletín informativo y foto, con firma de la periodista Rebeca Alarcón Mieles, analista de comunicación, prensa e imagen del Distrito de Salud 13D02, Manta.
Anuncios