Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com

Hola amigos. Faltan cuatro años para el centenario de la cantonización de Manta. Por tanto, NO TE RINDAS.

Somos un pueblo extraordinario que está viviendo en este mismo territorio más de 1500 años. Ayer fuimos Jocay. Hoy somos Manta.

LOS ANCESTROS

La Cultura Bahía que la antecedió, vivió en este territorio desde los 500 años antes de Cristo. Un adoratorio encontrado en Los Esteros, 1966, así lo confirma.

500 años después de Cristo, en este mismo territorio llamado Cancebí, se asienta la Cultura Manteña con sus tres Señoríos: Jocay, Salangome y Picoazá.

Los manteños, en la comarca de Cancebí, son pueblos navegantes y con sus balsas ejercen un comercio global desde Chile hasta Méjico; son pescadores de peces y de la concha spóndylus; ejercen la metalurgia (cobre, oro y plata), fabricantes de tejidos con vistosos colores, objetos de barro, joyas de conchaperlas, etc.

Celebrando el centenario de la Casa Azúa donde hoy funciona el Museo Etnográfico Cancebí, en la ciudad de Manta. Manabí, Ecuador.
En esta vieja casona, recientemente restaurada, funciona el Museo Etnográfico Cancebí que guarda numerosas reliquias del ancestro manteño.

Los manteños están regidos por un lligua (cacique) y una definida estructura social de jefes, curacas, navegantes, comerciantes, artesanos; tienen una espiritualidad superior venerando a la salud representada por la diosa Umiña. Ellos forman la Liga de Mercadores, como relatan Jacinto Jijón y Caamaño, Viliulfo Cedeño, Emilio Estrada, Marshall Seville, Jorge Marcos, Olaf Holm y otros.

CONQUISTA

En 1534 llega el conquistador español, Pedro de Alvarado, quien destruye Jocay y toma posesión del poblado indígena al que llama “San Pablo de Manta”

Los manteños resisten al conquistador, mueren o huyen a la jungla costeña; es un proceso de resistencia.

COLONIA

Durante la Colonia, los nativos retornan a sus lugares de origen y construyen nuevos pueblos, como Jipijapa, Montecristi, Charapotó.

Se inicia un “proceso de apropiamiento”. Durante sus contactos con los españoles que navegan desde Panamá a Lima y viceversa, se apropian del lenguaje, de las maneras de vestir, de las formas de comercio, de la religión a la que suman sus propios ritos.

Este pueblo de nativos -despectivamente llamados “cholo”- que comienza a ser, convierte a Xipijapa y a Montecristi en poblados prósperos, mientras en la Bahía de Manta surge una caleta de pescadores y de contrabandos, que con la exportación del sombrero de paja toquilla se va convirtiendo en un pequeño puerto hasta donde llegan personas de todas partes.

REPÚBLICA, SIGLO XIX

A inicios de la República (1830) es tal la importancia de Manta, que el presidente Vicente Rocafuerte la declara: “Primer puerto marítimo del Ecuador” (1837).

Años después, con la primera Ley de División de la República se dispone que Manta sea parroquia rural del Cantón Montecristi.

Por esta ciudad – puerto han llegando nobles españoles, autoridades de la Colonia, la Misión Geodésica; y, en la República, es un puerto para los montoneros alfaristas, para la exportación del sombrero de paja toquilla. En 1890 se crea el Cuerpo de Bomberos de la Parroquia Manta.

REPÚBLICA, SIGLO XX

Ya en el siglo XX, Manta se convierte en el principal puerto de exportación de la tagua y se construye el ferrocarril Santa Ana – Portoviejo – Montecristi – Manta.

Manta tiene ya un ordenamiento urbano con su casa de aduanas, iglesia, parque, casas de exportación, estanco, cuerpo de bomberos, policía, y poco a poco se va convirtiendo en una ciudad cosmopolita.

CANTONIZACIÓN

Este aliento económico y la necesidad de una autonomía política para trabajar su progreso, lleva a un grupo de patriotas encabezados por Ascario Paz a organizar, en 1912, el Comité de Cantonización de Manta.

Autoridades públicas de Manabí presencian un desfile cívico por el aniversario cantonal de Manta. Manabí, Ecuador.
Autoridades públicas de Manabí presencian un desfile cívico por el aniversario cantonal de Manta.

La gesta de la cantonización dura10 años. En septiembre de 1922 el Congreso, primero, el Presidente de la República, después y el Registo Oficial de la República, al final, aprueban, suscriben y publican el Decreto de Cantonización. Por efecto del término de la distancia, como lo dispone el Código Civil vigente, la cantonización se oficializa el 4 de noviembre de 1922 que se proclama como “El día en que Manta se cantonizó”.

Ese día, los parroquianos se reunen en la hoy Plazoleta Azúa, escuchan el bando del Decreto que lee don César Ochoa, notario de Montecristi, quien lo inscribe oficialmente.

SUS ALIENTOS

La manteñidad se va convirtiendo en una poderosa identidad. En 1924 se crea Diario El Mercurio como vocero de inquietudes y aliento de su progreso. Dos años después, 1926, se crea la Cámara de Comercio de Manta que logra la construcción de un pequeño muelle de 50 metros.

Doce años después de su cantonización, en 1935, los mantenses logran traer el agua desde Pacoche. Reconocen al presidente Federico Páez en cuya memoria inscriben como Avenida Páez (hoy Avenida 4) la calle que pasa frente a la Casa Tagua y allí levantan un obelisco en memoria de esta gesta, monumento de la memoria histórica que fue destruido por el Municipio en 1995, como en el 2018 se destruye otra memoria histórica: la INALCA.

Una expositora municipal habla a estudiantes universitarios, en Manta, sobre el derecho de estos a participar en la gestión pública del país. Manabí, Ecuador.
Aspecto de una charla oficial en un salón de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (Uleam), en Manta.

La educación es fundamental. Los primeros maestros, las primeras escuelas, los primeros alumnos; todos ellos asumen el compromiso de liderar el futuro. Se preparan en su presente. La Girón, la Pedro Fermín Cevallos, la Luis Sodiro, el Instituto Manabita, el Stella Maris (1930), el San José (1944), el Cinco de Junio (1950). Luego vendrán otros. En esa aventura de la educación hay héroes y heroínas.

A inicios de la década de los 40 se cierra el servicio del ferrocarril y decae la exportación de la tagua.

LOS AÑOS 60

Los sueños de los manteños de la cantonización se hacen realidad en la década de los años 60.

Agua desde Santa Ana. Luz eléctrica con los buques planta. Telefonía con TELECÓN que financia Pedro Balda Cucalón. Educación con el Instituto Técnico Luis Arboleda Martínez y el Colegio Nacional Manta para que se eduque la mujer del pueblo, hasta donde acuden las hijas de las recogedoras de café y las hijas de los campesinos que por oleadas llegan a este puerto huyendo de la sequía.

La educación superior de Manta comienza con la Asociacion de Empleados que en 1967 logra la apertura de una extensión de la Universidad Laica Vicente Rocafuerte de Guayaquil. Durante 18 años el pueblo de Manta lucha por la autonomía universitaria. En 1985 se convierte en realidad al crearse la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (Uleam) con los estudiantes y profesores de la extensión universitaria que ya existía.

En este proceso universitario destacan líderes de la educación superior como Edmundo Lourido, Viliulfo Cedeño, Pedro Balda, Miguel Morán Lucio, Vicente González Toala, Wilson Verduga, Medardo Mora Solórzano y los nuevos líderes que aspiran a dirigir esta universidad manabita.

Edificio sede de Autoridad Portuaria de Manta. Manabí, Ecuador.
Sede de la Administración de Autoridad Portuaria de Manta, en la Avenida Jaime Chávez Gutiérrez (malecón).

Las obras portuarias y la Autoridad Portuaria en 1966; el parque automotor pesado más grande del país y Manta convertida en el primer puerto exportador de café del Ecuador.

Los cafeteros financian la construcción del Estadio Modelo (Jocay), la Iglesia La Merced; alientan los clubes deportivos de primera categoría: Estibadores Navales, América, Juventud Italiana, River Plate.

Nuevos medios de comunicación se suman a Radio Manta y Cenit. En el aire están Radio Tropical, Visión, Eco, Umiña y el Canal 4TV, la primera estación televisiva de Manabí. Nuevos medios escritos surgen junto a Diario El Mercurio y a Diario El Siglo; circulan: Revista Manabí, Diario La Tarde. Con esos medios surgen las organizaciones sociales, periodísticas y culturales como la UNP, CPDM, Grupo Cultural Manta, mientras en los terrenos de Mazato se asientan miles de manabitas que llegan huyendo de la sequía y en busca de un nuevo porvenir.

SIGLO XXI

De los 5.000 habitantes cuando nos cantonizamos en 1922, hoy nos hemos convertido en una ciudad de más de 250.000 habitantes. En pocos años seremos una ciudad con tres alcaldías: Manta, Montecristi y Jaramijo, consolidando la Mancomunidad del Pacífico con medio millón de habitantes. Debemos prepararnos.

Ya no seremos el puerto de transferencia del Pacífico sur, pero vamos a convertirnos en la ciudad del turismo latinoamericano con un corredor turístico en Tarqui, cuya construcción gestiona el Ab.  José Herrera con el aliento de Plutarco Bowen, un gran líder del turismo mantense; con el nuevo proyecto de malecón escénico en la playa de El Murciélago que ha propuesto la Autoridad Portuaria y que los señores concejales deben apoyar antes que concluyan su período después de cinco meses, en marzo de 2019.

Los barrios deben olvidar su mirada parroquiana y unirse para exigir la construcción de un moderno terminal aéreo que recupere a nuestro aeropuerto su condición del mejor aeropuerto latinoamericano para la interconexión oceánica. Esto es turismo.

NUESTROS LEMAS

Repetiré el viejo lema de los mantenses: “MANTA SERÁ GRANDE CON EL ESFUERZO DE TODOS”. Creado por don Pedro Quilez, sus mejores difusores fueron los periodistas: CAFA (Carlos Franco Ávila), JOCA (José Camacho Miranda), FRAMO (Francisco Moreira Vélez) y CAÑITA (Carlos Cañizárez Porras) en su “Escuelita del Aire”.

Repetiré el lema que creamos en los años 80. “A MANTA, ÁMALA O DÉJALA” (Joselías, Perico Vincent, Silvio Burbano, Carlos Enrique Delgado).

Repetiré mi lema del año pasado: “NO TE RINDAS”.

Aunque el terremoto te haya dejado tristezas y sin familia; sin vivienda y sin trabajo; sin negocio; y aunque la corrupción se haya apoderado del dolor de la gente, NO TE RINDAS.

NO TE RINDAS. Manta te necesita. NO TE RINDAS, porque usted, respetado amigo, junto a su familia, sus vecinos, los compañeros de trabajo y los amigos, todos los mantenses somos parte de este gran “esfuerzo”, somos parte de ese “todos”. NO TE RINDAS. (Joselías, 2018-11-04)

Anuncios