El eterno enfrentamiento entre la EPAM y sus deudores morosos

Muchos usuarios del servicio de agua potable de Manta no pagan a tiempo el consumo, se quedan sin abastecimiento y corren el riesgo de que la empresa proveedora inicie acción coactiva contra ellos.

La acción coactiva es un procedimiento legal por el que una entidad pública puede hacerse con los bienes del deudor o deudora hasta por el total de la deuda, más los costos judiciales correspondientes.

Para evitar una acción tan drástica contra sus usuarios en mora, la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM) les ha pedido acercarse a su oficina central, para que propongan una solución de pago acorde a la capacidad económica de cada deudor.

El gerente comercial de la EPAM, Ing. Humberto Álava, explicó que los usuarios que tienen suspendido el servicio porque adeudan más de 3 planillas o facturas, evaden su obligación de pago y más bien optan por abastecerse a través de otros proveedores que dicho funcionario no identificó; pero dijo que esto no evita ni elimina las deudas con la empresa de agua.

Álava añadió que hoy la EPAM brinda todas las facilidades del caso para firmar convenios de pago flexibles y acorde a la economía de cada persona. Sin embargo, hay beneficiarios que han sido notificados para que se acerquen a la entidad y busquen soluciones amigables, teniendo de ellos respuestas negativas.

La Gerencia Comercial de la EPAM insiste en que busca agotar todas las instancias amistosas de cobro, antes de iniciar un proceso coactivo previsto en la ley, que para un usuario le representaría pagar no solo el monto total de su deuda, sino también las costas procesales.

El funcionario aclaró que la EPAM, cuando suspende el servicio por mora,  no está contraviniendo ninguna norma legal, pues en ningún momento está paralizando la entrega de los servicios a la ciudadanía, sino solo al usuario deudor, quien habiendo hecho uso del servicio se resiste a pagar lo consumido.

La otra cara de la moneda

Sin embargo, nuestra fuente informativa no dice si la EPAM tiene algún procedimiento para conocer la situación económica real de cada uno de los usuarios morosos, para determinar si la mora es de mala fe o porque verdaderamente no pueden pagarla, ni siquiera mediante un convenio que tal vez exige un depósito inmediato fuera del alcance de los deudores.

Actualmente la situación económica del Ecuador, en general, es muy precaria y tiene sin empleo formal adecuadamente remunerado a muchísimas personas. Hay familias que viven de un ingreso diario paupérrimo, con el que pueden adquirir el agua contenida en un tanque de 50 galones, pero no entregar 100 o más dólares de golpe y porrazo. De alguna manera deben hacerse del agua que les quita la EPAM, porque sin agua nadie vive.

En este, como en muchos otros casos parecidos, es cuando los ecuatorianos tenemos que preguntar: ¿dónde queda la tan cacareada justicia social, supuestamente prioritaria para los más pobres y vulnerables?

FUENTE: Epam (Manta), mediante boletín informativo y foto con firma de Pedro Clotario Cedeño, gerente de gestión de comunicación; salvo los tres últimos párrafos, que son autoría de REVISTA DE MANABÍ.
Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s