Arraiga en Ecuador la solución de conflictos a través del arbitraje y la mediación

Acuerdo favorable después de un conflicto de intereses resuelto en una oficina de mediación del Consejo de la Judicatura.

La simiente de esta alternativa judicial fue traída al Ecuador de la mano de los gremios privados del comercio, pero en mayo del año 2015 fue incorporada en la Función Judicial por obra del Código Orgánico General de Procesos (COGEP), que entonces entró en vigencia.

El arbitraje, como su propio nombre lo desvela, es el método por el cual un árbitro imparcial conduce la ventilación de un conflicto de intereses entre dos partes contendientes, hasta encontrar un acuerdo satisfactorio para ambas -cuando esto se logra, porque no siempre ocurre. La mediación es similar, pero en vez de árbitro intercede un mediador. Ninguna de estas dos alternativas judiciales tiene competencia para resolver problemas penales, de exclusividad de los jueces profesionales.

ÁRbitros y mediadores son previamente capacitados para esta tarea que demanda mucha serenidad, paciencia, transparencia, tolerancia, comprensión, conocimientos acerca de las causas por las que litigan ambas partes, y, en general, suficiente sabiduría para reconocer el lado justo que asiste a cada litigante.

Sin embargo, tanto el arbitraje cuanto la mediación no proceden cuando no hay acuerdo entre las partes para someterse a uno de esos métodos; y presentan una gran limitante cada vez que una o las dos partes en litigio son representadas por terceros, generalmente abogados, imposibilitados de decidir por sí mismos. Los dos métodos son mucho más eficaces cuando se enfrentan cara a cara los interesados directos, teniendo de por medio solo a quien arbitre o medie.

El actual Consejo de la Judicatura (CJ) ecuatoriano, liderado por el doctor Marcelo Merlo, está fortaleciendo el fomento de la cultura de paz a través de los centros de arbitraje y de mediación que atienden en el país.

La Judicatura tiene registrados 15 centros de arbitraje, con oficinas aprobadas por el pleno del CJ en virtud de que cumplen con todos los requisitos que regulan su funcionamiento, según lo señala la Ley de Arbitraje y Mediación. Hay 396 árbitros y 101 secretarios.

En los centros de arbitraje y mediación, las partes en litigio pueden arreglar sus controversias de manera pacífica y alcanzar un acuerdo voluntario que tiene la validez de una sentencia.

A escala nacional están registrados 71 centros de mediación y 165 oficinas que prestan este servicio con el aval del CJ. En la Judicatura están registrados 711 mediadores, que son las personas que promueven el diálogo y procuran acuerdos entre las partes.

Una muestra de la aceptación pública de estos métodos alternativos de justicia lo brinda esta estadística. De enero a noviembre del 2018, el Centro Nacional de Mediación de la Función Judicial recibió 48.889 casos, entre solicitudes directas (37.181), derivaciones (9.188) y remisiones en tránsito (2.520). De estas, se instalaron 29.076 audiencias y se lograron 26.251 acuerdos.

Las autoridades del CJ consideran que la mediación es una alternativa que permite solucionar los conflictos de manera efectiva a través del diálogo y sin llegar necesariamente a un juicio.

Según la Judicatura, estas opciones gozan de la aceptación ciudadana porque el trámite es ágil y económico. Además, tanto en los centros de arbitraje como en los de mediación se tratan conflictos relacionados con familia (pensiones alimenticias, régimen de visita, tenencia y ayuda prenatal); civil (demarcación de linderos, cobro de deudas, incumplimiento de contratos, promesa de compra venta e inquilinato); laboral (liquidaciones); así como asuntos de convivencia social y vecinal, tránsito (cuando no hay muertes de por medio).

Desde mayo del 2015, cuando entró en vigencia el Código Orgánico General de Procesos, el CJ tiene a su cargo la competencia del registro de los centros de arbitraje. Antes de esa fecha, el trámite estaba a cargo de la Federación de Cámaras de Comercio del Ecuador.

FUENTE: Con aportes del Consejo de la Judicatura (Quito), mediante boletín informativo y foto con firma de su Dirección Nacional de Comunicación.
Anuncios