Calceta reconoce y agradece la singular gestión sacerdotal de Darío Miasik

Por naturaleza, los seres humanos sabemos reconocer a quienes obran en bien nuestro y del entorno, agradeciendo con generosidad por cada acto benéfico que se graba indeleble en la memoria. Una muestra palpable de esto la acaba de dar el pueblo de la ciudad de Calceta (Cantón Bolívar), que, liderado por sus autoridades oficiales y algunos dirigentes de grupos sociales afines a la Iglesia Católica, agradeció sentidamente la gestión apostólica del sacerdote Darío Miasik durante los 8 años que se desempeñó como párroco de la Parroquia Eclesiástica San Agustín.

Fue una manifestación fraterna de bondad ciudadana, expresada con alborozo. Tuvo lugar en la sede de la Unidad Educativa Mercedes, al comenzar la noche del domingo 3 de febrero del 2019. Con este propósito se reunieron allí autoridades del Cantón Bolívar, grupos apostólicos, congregaciones y, en general, bastantes feligreses católicos de Calceta.

Entre las personalidades concurrentes al acto estaban el alcalde de Bolívar, Ramón González Álava; Mirian Félix López, miembro del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) transitorio y rectora, además, de la Escuela Superior Politécnica Agropecuaria de Manabí Manuel Félix López; el vicealcalde de Bolívar, Nino Uquillas Zambrano; la Srta. Templo San Agustín; las Madres Mercedarias; Sandra González Cobos de Velásquez; jefes y directores de departamentos municipales; y miembros del Movimiento Cristiano Juan XXIII.

Sandra Mendoza Vélez reseñó el trabajo realizado por el padre Darío Miasik, durante los 8 años consecutivos que sirvió a Dios y a los humanos en esta ciudad.

El sacerdote homenajeado (segundo desde la izquierda), junto a las personalidades de Calceta y los feligreses católicos que acudieron a agradecerle.

En un momento de la velada, el alcalde González Álava habló en nombre de los bolivarenses y del Gobierno municipal que dirige, interpretando el sentimiento de gratitud de toda la sociedad cantonal, que además quedó grabado en una placa que entregó en el mismo acto al sacerdote Darío Miasik.

Holanda Vélez de Mendoza se expresó en representación de los grupos apostólicos y de la feligresía, y entregó también una placa inscrita con palabras de gratitud y reconocimiento a la labor pastoral realizada por el sacerdote, en Calceta y sus comunidades periféricas.    

El niño Nino Uquillas Zambrano, junto a su mamá María Dolores Zambrano, obsequió a Miasik un artículo de recuerdo de su paso por la ciudad y de la labor evangélica desplegada por él aquí.

A este reconocimiento se sumaron, también, el grupo folclórico de la Escuela Superior Politécnica Agropecuaria de Manabí y la Orquesta Sinfónica Infanto-Juvenil del Gobierno provincial de Manabí. 

FUENTE: Gobierno municipal de Bolívar (Calceta), mediante boletín informativo y fotos con firma de Jhonny Mero Cedeño, especialista 1 de comunicación.                                                                                                                                         
Anuncios