Retrato de mi empresa (Nuevo modelo de publicidad)

Es una pareja matrimonial de mediana edad y de clase media alta. Los dos son propietarios de una gran tienda de mercadería selecta para el hogar, que ellos mismos administran desde hace 3 años en la ciudad de Manta.

En un espacio de tres mil metros cuadrados, distribuidos en diferentes ambientes residenciales simulados, seductores y confortables al máximo, exhiben menaje de factura ecuatoriana y extranjera, seleccionado con exquisito gusto, sin faltar aquellos accesorios que la tendencia social más ilustrada ha puesto de moda.

La atención al público allí está a cargo de un personal joven, vestido a tono con la exclusividad de la tienda y adiestrado para no perder la cortesía, ni aun en los momentos más críticos de una transacción. En cada ambiente hay una mesita para atención personalizada, y enfrente de ella butacas cómodas para que los visitantes descansen mientras son atendidos, al mismo tiempo que sorben alguna bebida refrescante o mastican un bocadito delicioso que la tienda les ha servido.

Delante de la gran tienda hay una playa de estacionamiento simultáneo para 20 vehículos, con dos agentes de seguridad que la vigilan. El espacio es cubierto y en los lados tiene jardineras con plantas fragantes y coloridas.

Mas, pese a ser una tienda magnífica y hallarse muy bien situada en una zona de alta plusvalía, hasta hace poco no lograba un nivel de ventas que sobrepasara con holgura el punto de equilibrio contable. Entonces los dueños pensaron qué hacer al respecto y lo consultaron con una experta en marketing. Esta les recomendó poner en práctica un programa de publicidad orientado al target o público objetivo coincidente con las características y prestaciones de la tienda.

Considerando el auge público de la Internet y el uso generalizado y habitual del teléfono móvil para informarse, sugirió probar con un sitio de noticias de la provincia de Manabí (el mercado natural para la tienda), que esté bien posicionado entre usuarios exigentes y selectivos. Y que sea responsivo (desarrollado para verse bien en cualquier dispositivo electrónico: teléfono, Tablet, laptop, computador de escritorio o televisor inteligente).

Solamente con fin ilustrativo.

La experta propuso confiar la publicidad a REVISTA DE MANABÍ, alojada en Internet y visible a todo el mundo, considerándola excepcional, además, para alcanzar a los manabitas emigrantes mejor acomodados, principalmente a aquellos de las comunidades de comprovincianos residentes en Estados Unidos, España e Italia, muchos de los cuales podrían interesarse por equipar su hogar original, ya sea con el fin de tenerlo listo cuando ellos retornen, o sencillamente para mejorar la calidad de vida de los actuales ocupantes, sus parientes arraigados.

Hizo notar que REVISTA DE MANABÍ cuida rigurosamente la veracidad y pureza de redacción de su contenido, igual que el diseño gráfico, lo que supone una audiencia de lectores prolijos y de buen gusto.

Pero aclaró que en esta revista no pondrían el clásico anuncio cuadrado o rectangular de los medios impresos tradicionales, ni los fastidiosos banners que inundan las plataformas digitales del momento. Más bien pautarían una historia bonita de la existencia y cualidades sobresalientes de la tienda, de modo que las personas que la lean se identifiquen con aquella y la perciban como una pertenencia entrañable y confiable. De esta manera conseguirán mover las ventas en el corto plazo y asegurarse una exposición pública de largo alcance, porque la historia pautada en la revista permanece allí por siempre, visibilizándose cada vez que alguien la busca o la encuentra casualmente.

Dicho y hecho. Tan pronto se puso la historia en la revista empezaron los llamados telefónicos a la tienda, preguntando por la mercadería disponible; y, a medida que transcurrían los días, fue notable la presencia de más gente circulando dentro del almacén. Las ventas crecieron de inmediato.

Esta historia muestra el retrato escrito de una tienda de ficción, pero nos ha servido para presentar el nuevo modelo de publicidad que implanta REVISTA DE MANABÍ y lo ofrece a sus potenciales anunciantes. Y su lectura, apreciados lectores, demuestra que es posible publicitar, ilustrativa y eficazmente en internet, sin fastidiar a los internautas.

REVISTA DE MANABÍ:

Teléfono: 098 757 0136.- E-mail: revistademanabi@gmail.com

FOTOS: Solo tienen finalidad ilustrativa. Tomadas del banco de imágenes de Google.
Anuncios