Si usted es una persona residente en la ciudad de Manta y en los últimos días ha visto mermado el abastecimiento de agua potable a su domicilio, pertenece al grupo que habita en las zonas más altas y recibe el servicio con baja presión a causa de la poca agua del Río Portoviejo, fuente natural de la que se provee la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM) para potabilizar y distribuir a sus usuarios.

La EPAM toma el agua del Río Portoviejo en el sitio El Ceibal (Cantón Rocafuerte). Allí la potabiliza y luego, a fuerza de bombeo electromecánico, la envía a Manta mediante el acueducto que la lleva hasta los depósitos, desde donde se distribuye por la red de tuberías subterráneas tendidas a lo largo y ancho de la ciudad.

Lugar del Río Portoviejo donde la EPAM toma el agua para potabilizar y repartir en Manta. La foto muestra al río en un momento de normalidad.

Pero el Río Portoviejo, maltratado y justificadamente resentido, a veces genera menos agua de lo habitual y esto se siente en el lugar donde la EPAM la toma. Lo normal es que el afluente tenga un nivel de agua mínimo de un metro de atura, pero en los últimos días ha tenido menos de 55 centímetros.

Este bajo nivel del río no permite la captación normal de agua cruda y por ende baja drásticamente la potabilización, disminuyendo el caudal que se envía y distribuye en Manta y sus alrededores.

El complejo de estanques potabilizadores, en El Ceibal.

La EPAM ha solicitado a la regional Empresa Pública del Agua (EPA), que abra las compuertas de la Represa Salazar Barragán, ubicada mucho antes de donde se encuentra el punto de captación para la potabilizadora, de tal manera de que suba el nivel del río y así poder superar este inconveniente temporal.

FUENTE: Epam (Manta), mediante boletín y fotos con firma de Gabriel Pazmiño Z., gerente de gestión de comunicación.