Después del devastador terremoto sucedido el 16 de abril del año 2016, en la ciudad de Manta se discute si es correcto o no que el Gobierno ecuatoriano, con dineros que eran exclusivamente para obras de reconstrucción, esté remodelando unas vías que no sufrieron daño y que sirven bastante bien: el proyecto Manta – Colisa. Pero este proyecto sigue adelante y ahora mismo el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) ha delegado a los gobiernos municipales de Manta, Jaramijó y Montecristi (vecinos entre sí) para que expropien las tierras privadas donde se construirán los puentes elevados sobre las vías.

El proyecto original Manta – Colisa (nombrado así por las vías que comunican al puerto marítimo de Manta con el sitio donde antes había un campamento de la empresa constructora Colisa, en territorio de Montecristi) tiene un costo referencial de más de 80 millones de dólares y pretende facilitar el tránsito de los camiones que entran a los patios portuarios y salen de ellos, para que no se atasquen en el tráfico de las horas pico (El puerto se halla al pie de la ciudad y las vías que lo comunican con el exterior son las mismas del tránsito interno común y corriente: estrechas y cada vez más congestionadas). Pero más que ampliarlas -cosa aparentemente imposible-, el proyecto contempla la descongestión vial mediante los puentes en cruces críticos.

En el transcurso de la presente semana (del 19 al 23 de agosto/2019) el MTOP, mediante convenio, delegó a los municipios de Manta, Montecristi y Jaramijó dar las soluciones legales correspondientes al dominio de los predios en los que se hará la construcción de los puentes. Lo llamativo de esto es que recién ahora, cuando las obras han avanzado bastante, que los autores y promotores del proyecto caen en la cuenta de que esas tierras son privadas y no puede disponerse de ellas sin el respectivo trámite legal de enajenación. Por esta causa las obras quedaron paralizadas desde hace buen rato, pero sin que el público conociera la razón.

El nuevo ministro titular del MTOP, Gabriel Martínez, reconoció que efectivamente se han identificado algunos predios que son propiedades privadas y aclaró que los municipios inmersos en el proyecto vial deben declararlos bienes públicos para indemnizar a los propietarios como establece la ley respectiva. Señaló que los dineros para el pago de indemnizaciones los maneja la empresa pública Ecuador Estratégico, bajo cuya responsabilidad se ejecuta el proyecto. Pero el ministro advirtió que, para reanudar las obras, antes hay que articular algunas acciones conjuntas entre esa empresa, el MTOP y los tres municipios vecinos vinculados.

En el momento que se superen los inconvenientes legales se retomará -de manera inmediata- la construcción de los puentes, para culminarlos lo más pronto posible, aseguró el ministro. Y explicó que se acude a los municipios porque son ellos los que conocen la realidad catastral de su territorio y pueden darle mayor agilidad a las expropiaciones, haciendo que Ecuador Estratégico indemnice a los afectados de manera más rápida.

FUENTE: Con aportes de un boletín sobre la firma del convenio entre el MTOP y los municipios aludidos, originado por el Gobierno municipal de Manta (igual que la foto) con firma de Danny Zambrano C., director de comunicación.