El Barrio 8 de Enero, de la ciudad de Manta, se halla detrás de la zona comercial Nuevo Tarqui, habilitada junto a la Avenida de la Cultura para reasentar allí a los comerciantes que el terremoto del año 2016 desplazó de la Parroquia Tarqui. Y la gran actividad comercial minorista que se desarrolla hoy a su lado, le ha concedido a este barrio una inusitada relevancia que el Gobierno municipal no ignora.

Allá está construyendo un colector de aguas servidas, adyacente al cauce del Río Manta, y la ejecución de la obra lleva un 80 % de avance, por lo que hasta finales de diciembre próximo se espera culminarla. Su financiamiento es un alcance del crédito de 100 millones de dólares que el Banco Mundial otorgó hace 5 años al Municipio de Manta.

El colector hará posible que las aguas negras del barrio no se desborden de los pozos de revisión del alcantarillado, sobre todo con las lluvias de invierno, porque fluirán directamente hasta la estación de bombeo que las envía a las lagunas de depuración en el Sitio San Juan de Manta.

Los trabajos de construcción fueron constatados recientemente por el alcalde subrogante, Raúl Castro, durante una inspección ocular junto a los concejales miembros la Comisión Permanente de Obras Públicas.

Concejales de Manta reciben información sobre las obras que se construyen.

A más del colector, en el mismo barrio se pavimenta con hormigón armado un tramo de 260 metros lineales de la calle de ocho metros de ancho contigua al colector, obra que ya tiene un 50 % de avance. También se están realizando obras complementarias, como la construcción de aceras y bordillos, y las acometidas o conexiones de los servicios de agua potable y alcantarillado sanitario a las viviendas y locales de trabajo que carecían de ellas.

Nancy González, moradora del Barrio 8 de Enero, expresó su alegría por estas obras municipales, “Porque nuestro barrio va a cambiar. Antes nos inundábamos, y con esto esperamos que, este año, esa pesadilla que vivíamos cada invierno no vuelva más”.

Cuando la calle que está siendo pavimentada quede lista para el tránsito vehicular, se abrirá primero en un solo un carril, debido a que el fraguado del hormigón, que tendrá 20 centímetros de espesor, necesita más de 20 días para llegar a su dureza y así soportar el tráfico regular de vehículos pesados y livianos.

FUENTE: Gobierno municipal de Manta, mediante boletín y fotos.