Rige plan que asegura mercados externos para atún ecuatoriano

El Pan Atún perfecciona la regulación de la pesquería industrial, potenciando su conservación y comercio en mercados internacionales. /TUNACONS

Es el Plan de Acción Nacional del Atún (PAN ATÚN), diseñado por gremios y organizaciones vinculados a la pesquería industrial, y puesto en vigencia por el Gobierno nacional ecuatoriano.

El Ministerio de Producción, Exportaciones, Inversiones y Pesca de Ecuador, a través de la Subsecretaría de Recursos Pesqueros, acaba de poner en vigencia el Plan de Acción Nacional del Atún (PAN ATÚN), para la conservación de la pesquería atunera industrial y lograr que sea certificada internacionalmente como una actividad respetuosa del ambiente natural y libre de prácticas ilegales que pudieran atentar contra su sostenibilidad en el tiempo, requisito indispensable para el comercio exterior.

La norma fue aprobada y autorizada mediante el Acuerdo Ministerial 0184-A y de ella se espera, además, que sea clave para evitar permanentemente la alteración de los ciclos vitales de los atunes y de las especies asociadas, que viven y se reproducen en el Océano Pacífico Oriental (OPO). Ecuador es el principal productor de estas especies y el segundo a escala mundial. Con alrededor de 300 mil toneladas anuales de captura, cuenta con la flota atunera más grande (113 barcos “cerqueros” o con cerca de red para pescar), y la mayor capacidad de procesamiento industrial de la región (21 empacadoras).

El plan establece varias estrategias, entre las que se destacan: procurar la reducción de la pesca incidental; fortalecer los sistemas de monitoreo y gestión de los impactos ambientales; fortalecer el sistema nacional de trazabilidad (Posibilidad de identificar el origen y las diferentes etapas de un proceso de producción y distribución de bienes de consumo –Diccionario de la Lengua Española); desarrollar programas de educación ambiental; extensionismo (promover y gestionar el desarrollo) y comunicación; mejorar la investigación científica y el fortalecimiento institucional, para responder mejor a todas las amenazas que pueden afectar a este sector tan importante para la economía ecuatoriana.

A propósito de esta nueva normativa pesquera, el gerente de TUNACONS (Tuna Conservation Group), Guillermo Morán, indicó que con esto “(…) el país demuestra -una vez más- su compromiso con el uso sostenible de los recursos marinos y el fortalecimiento de áreas estratégicas de esta cadena productiva, que tienden a eliminar las posibles acciones de pesca ilegal. Esto es producto del trabajo coordinado entre la autoridad pesquera nacional, los gremios atuneros, las organizaciones de la sociedad civil y otros actores vinculados a la cadena”.

Morán añadió que esta acción también se enmarca en el intenso y efectivo trabajo del Gobierno nacional para responder adecuadamente a la ‘tarjeta amarilla’ que emitió hace poco la Unión Europea contra las exportaciones pesqueras ecuatorianas, para que vuelvan al estatus positivo que siempre ha mantenido el país (La advertencia de la U. E. es por supuestas prácticas de pesca ilegal).

El ejecutivo gremial agregó que la norma fortalecerá el proceso de certificación a cargo del Marine Stewardship Council (MSC, por sus siglas en inglés) o Consejo de Administración Marina, para habilitar la pesquería de atunes en Brisas y Plantados (artilugios sumergibles, que estacionados en puntos específicos atraen los cardúmenes de peces) que ha emprendido TUNACONS en días pasados, luego de haber puesto en práctica desde el año 2016, en coordinación con WWF (organización independiente para la conservación de la naturaleza), un proyecto de mejoramiento pesquero que ayudó a la pesquería a posicionarse mejor en relación al estándar del MSC, resolviendo los problemas de sostenibilidad pendientes. Se espera que el proceso de certificación culmine a finales del próximo año.  

Los siguientes pasos serán desarrollar una alianza pública-privada para la inmediata implementación del PAN ATUN, que espera tener además el apoyo de organizaciones de la sociedad civil, como la WWF y otras organizaciones e instituciones de cooperación nacional e internacional.

FUENTE: Tunacons (Guayaquil), mediante boletín con firma de Mayi Zambrano.