Cuatro barrios de Manta van tras un mismo gran parque

El concejal Mauro Rezabala habla a moradores de los cuatro barrios. Desde su derecha: Ana Gilces, Mercedes Rivera, María Vera y Mario Ávila. / RM

José Risco Intriago* / Manta / 15-12-19

Una cuadra de terreno vacío es rodeada por cuatro barrios llenos de residencias en la Parroquia Los Esteros de la ciudad de Manta, al occidente de la República del Ecuador. Sin embargo, pese a que a los pies de los cuatro hay una extensión de terreno ideal para construir un parque protector del ambiente y proveedor de salud y sociabilidad a sus habitantes, solo perciben el polvo contaminador que levanta el viento de entre los escombros acumulados allí y sufren la vergüenza de habitar junto a un gran espacio deslucido e inseguro.

Los barrios aludidos, son: El Pacífico, Los Tamarindos, Aquiles Paz y Gonzenbach, cada uno enfrente de un lado del terreno desocupado. Y, salvo el segundo, que tiene una pequeña cancha de uso múltiple, ninguno dispone de un espacio adecuado para que sus respectivos habitantes confraternicen y los miembros de cada comité barrial puedan reunirse decentemente a buscar solución a los problemas comunitarios. Esta zona se halla próxima a los barrios San Agustín y El Palmar, a los terminales terrestre y aéreo, a la Agencia Municipal de Tránsito, al templo del Divino Niño y al Estadio Jocay.

Desde hace más de una década, el comité barrial que entonces representaba al Barrio El Pacífico, propuso al Municipio local echar mano al terreno susodicho y levantar allí un parque acondicionado con árboles que mantengan saludable el ambiente; con una casa comunitaria funcional para reuniones de los comités pro mejoras y actos sociales (asambleas de vecinos, celebraciones festivas, funerales, etc.); que tenga camineras con asientos para el descanso y la meditación; con una gran cancha multipropósito que incluya un escenario acústico; con juegos infantiles; con baterías sanitarias; con algún elemento decorativo simbólico (fuente de agua luminosa, efigie monumental, etc.); que tenga suficiente alumbrado eléctrico; entre otros componentes.

El promotor de la reciente reunión por el parque, Agustín (Agucho) Paz, expone la aspiración barrial. / RM

Pero la cuadra terrestre mencionada tiene al menos dos propietarios privados y solo una parte pequeña le corresponde al Municipio. Así que para sentar allí el parque hace falta que el Concejo municipal de Manta declare de utilidad pública lo que no es suyo y negocie con los privados un acuerdo de indemnización razonable, que puede incluir la designación del parque con el nombre de quien done o ceda a menor precio el lote que le corresponde; o, también, anquilosar en un lugar bien visible -en bronce o acero- los nombres de los propietarios contribuyentes, acreditándolos como filántropos que hicieron posible el parque.

El diseño de la obra correspondería al departamento de planificación urbana del Municipio; o, aprovechando la cooperación recíproca de éste con la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (ULEAM), bien podría solicitarlo a las facultades de Ingeniería y Arquitectura.

Al fondo puede apreciarse una esquina del terreno considerado para el parque. / RM

Los vecinos de los cuatro barrios indicados, en diferentes reuniones a lo largo del tiempo transcurrido desde la presentación de la propuesta al Municipio, consideran que el parque les corresponde por necesidad y justicia, y que solo falta la voluntad política y humanitaria del Concejo municipal y de su alcalde. Como esto no se ha dado en las sucesivas administraciones fenecidas, ahora recurren a la Administración que dirige el alcalde Agustín Intriago Quijano.

El día de ayer, sábado 14 de diciembre del 2019, previa convocatoria gestionada por el joven Agustín (Agucho) Paz, del Barrio El Pacífico, hubo una nueva reunión de moradores para continuar tratando el tema del parque. Se esperaba la presencia del alcalde Intriago, pero únicamente concurrió el concejal Mauro Rezabala, aparte de un hijo de la concejala Violeta Ávila a quien representaba, pero que apenas saludó y se marchó. También se hicieron presentes, la vicepresidenta de la Federación de Barrios de la Parroquia Los Esteros, Mercedes Rivera, y la secretaria Ana Gilces, que además es delegada por ese gremio multibarrial para representar en cojunto a los cuatro barrios reclamantes.

Durante esta reunión se puso en evidencia que la idea original del gran parque para las cuatro comunidades vecinas va retaceándose, tal vez por la indiferencia y facilismo municipal, que no ha querido emprender en una obra memorable que exige determinación y diligencia, sino contentarse y contentar a los peticionarios con una más de las tantas obritas intrascendentes que hay en la ciudad.

Detrás de los moradores barriales puede verse otra esquina del terreno para el parque, donde actualmente los vecinos han improvisado una cancha de voleibol. / RM

Por un lado, la Federación de Barrios de Los Esteros dice haber accedido a que el Municipio construya junto al Barrio Gonzenbach una plazoletita de un poco más de mil metros cuadrados, que ya consta en el Plan Operativo Anual (POA) del año 2020. Por el otro, Agustín Paz y su grupo reclaman una pequeña cancha deportiva enfrente del Barrio El Pacífico.

Con todo, el concejal Rezabala (exmorador de El Pacífico) dio la impresión de haberse ilusionado con la idea del parque a toda cuadra y prometió provocar una próxima reunión in situ entre el alcalde y los moradores de los cuatro barrios aludidos. En esa reunión también estarían presentes los directores departamentales del Municipio que tienen competencia en el caso. El propósito de esta reunión, según el concejal, es que se analicen todas las alternativas y se encuentre la más viable por trámites y recursos.

* Director de REVISTA DE MANABÍ.