Prueba eficaz en Manta: cómo seducir a borrachos para que no manejen

Los agentes de tránsito actuaron alejados de la legalidad punitiva y apelaron al sentimiento de culpa de los conductores ebrios por el exagerado consumo de alcohol. / GAD de Manta

Si lo que sigue a continuación sucedió tal como lo afirma la información municipal, entonces nos hallamos frente a una actitud de servicio público que comprende la naturaleza humana y respeta sus derechos.

La Dirección de Comunicación del Gobierno municipal de Manta, mediante boletín distribuido a todos los medios de la provincia de Manabí y a los más influyentes del Ecuador, cuenta que los agentes cantonales de tránsito y los de la Policía Nacional, en vez de cargarse con amonestaciones, multas y detenciones sobre los choferes ebrios por el alcohol, amistosamente les hacían detener la marcha del vehículo, les hablaban persuasivamente y conseguían que éstos llamen por teléfono a un familiar o amigo de confianza sobrio, para que vayan a sustituirlos en el volante y los lleven tranquilamente de vuelta a casa.

Los agentes pertenecen a la Dirección Municipal de Tránsito (DMT) e hicieron esa tarea junto a miembros de la Policía Nacional, para garantizar la seguridad vial y ciudadana y mantener el orden público. En función de esto se les ocurrió dejar a un lado las imposiciones legales coercitivas y cambiarlas por lo que ellos llaman el “conductor asignado”; es decir, que al detectar a alguien conduciendo mareado por efectos del alcohol, señalarle que detenga la marcha del vehículo y sugerirle que llame a un familiar o amigo para que lo reemplace en el volante y así evitar accidentes.

Un total de 80 agentes de la DMT, en tres turnos, realizaron estas actividades de socialización preventiva, sumadas a las normales de vigilancia y patrullaje (con 3 motocicletas y 2 carros), en coordinación con 8 miembros de la Policía y el apoyo de la ciudadanía. Esto sucedió en tres lugares de alta concentración ciudadana: Avenida Flavio Reyes, Plaza del Sol (Barbasquillo) y Piedra Larga (junto a la vía Manta – San Mateo).

Las medidas de socialización preventiva consistieron en perifonear por los parlantes de los vehículos de la DMT, para que las personas no conduzcan vehículos si han ingerido bebidas alcohólicas, pidiendo que llamen a familiares para que les conduzcan en forma segura hasta sus domicilios.

Guillermo Belmonte, director municipal de Tránsito, explicó que el objetivo es prevenir accidentes. “Por seguridad, se ha coordinado con la Policía Nacional operativos preventivos. Ventajosamente en estos días no se han registrado accidentes con personas conduciendo en estado de embriaguez. No hay ningún detenido por esta contravención”, informó Belmonte. 

Asimismo se verificó el estado de los vehículos en lo que respecta a llantas lisas. “Recordemos que se están presentando lluvias, la calzada se torna riesgosa y es el escenario propicio para accidentes de tránsito”, advirtió Belmonte.