El “parto respetuoso” se afianza en Manta

La atención médica es antes, durante y después del parto.

En esta era en la que prima el respeto a los derechos humanos, es apenas sorprendente que se libere a las mujeres parturientas para que escojan el lugar adonde van a parir y la posición corporal en la que prefieren hacerlo. Esto, sobre todo, teniendo en cuenta las particularidades culturales de la mujer y su comodidad orgánica en el momento de dar luz a una nueva vida.

Desde hace bastante rato el Ministerio de Salud Pública ha implantado en sus unidades médicas lo que esa misma entidad llama “parto respetuoso”, por lo que también se lo aplica en los centros de salud a cargo del Distrito 13D02 que abarca a los cantones Manta, Jaramijó y Montecristi. Y así fue como en los primeros cuatro días de enero/2020, 2 mujeres y 6 hombres nacieron en los centros de Salud Manta y Cuba Libre, donde las parturientas cumplieron su acto en libre posición y con pertinencia a su condición cultural.

Esta es una política del Ministerio de Salud que inicia desde los controles prenatales. En estos se previene y advierte a la madre sobre las señales de peligro durante el embarazo, como fiebre, infecciones vías urinarias, salida de líquido amniótico, sangrado, entre otras; así como de las enfermedades o condiciones preexistentes y de cómo planificar su parto.

Shirley Pilay: “Cuando tienes toda la información te mantienes más tranquila.”

Esta política permite a las madres decidir también sobre la postura corporal que les brinde más comodidad y menos dolor al momento de dar a luz. Juan Carlos Intriago, director del Distrito de Salud 13D02, señala que “Esto es un gran avance en materia de derechos humanos, pues la postura acostada sobre una camilla beneficia la comodidad del médico y resta comodidad a la madre, aunque aún hay madres que la prefieren”.

Sin embargo, el número de mujeres que paren acostadas desciende poco a poco, pues de los 8 partos registrados en estos días 6 fueron en la posición de sentadas.

Shirley Pilay, usuaria del Centro de Salud Nueva Esperanza, señala haber recibido toda la información acerca de los beneficios de dar a luz de forma normal. “Cuando tienes toda la información, una se mantiene más tranquila, y por eso decidí dar a luz sentada. Fueron apenas minutos desde que pujé, para que naciera mi niña”.

Lecciones de médico para una lactancia correcta.

Entre los beneficios de esta postura, Katherine Contreras, obstetra, señala que “alivia el dolor de la parte baja de la espalda durante la dilatación, por lo que está especialmente indicada para esta fase del parto; el espacio pélvico se dilata bastante; es cómoda para empujar; la parturienta puede descansar, pero al mismo tiempo puede ver el proceso del parto; las contracciones uterinas son más eficaces y permite un adecuado control y monitorización fetal y la realización de tactos vaginales”.

Por su parte, Génesis Moreira, que optó por hacerlo acostada, destaca los beneficios de este parto respetuoso: “(…) me pareció genial que me dijeran que podía entrar acompañada, porque no quería estar sola. Estaba muy nerviosa y mi esposo me dio fuerza. Y eso de sentir a mi bebé inmediatamente calientito sobre mí es una experiencia que me dio mucha emoción”.

Luego del parto la madre y el bebé reciben alojamiento conjunto y deben permanecer en control durante 24 horas. En este tiempo se monitorea que no se presente ninguna anomalía y a las madres se les brinda una charla recordatoria sobre la importancia de la lactancia materna, exclusiva hasta los 6 meses de edad del naciente.

FUENTE: Distrito de Salud 13D02 (Manta), mediante boletín y fotos con firma de Rebeca Alarcón Mieles.