La tecnología pilla a las industrias de Manta pagando bagatelas por el uso del alcantarillado

Técnicos de la EPAM, instalando un macro-medidor de descargas de aguas servidas en una planta industrial de la ciudad de Manta.

Si la información difundida por la EPAM (Empresa Pública Aguas de Manta) es correcta, el sector industrial de Manta ha estado pagando precios irrisorios por el uso del alcantarillado público. Al instalarse en una planta industrial el primer macro-medidor de descargas de aguas residuales, que funciona con tecnología confiable de última generación, se descubrió que el valor mensual a pagar no eran los 400 dólares que pagaba la empresa, sino ¡20 mil dólares!

La EPAM dice estar sincerando los volúmenes de descargas de aguas servidas en las industrias, y para esto contabiliza el agua que arrojan al alcantarillado de la ciudad. Esto le permite cobrar lo que corresponde por el uso del sistema. La contabilidad se hace mediante el uso de avanzados macro-medidores de caudales.

El segundo medidor de este tipo se instala en la empresa Eurofish. El equipo, de procedencia alemana, trabaja con una batería alimentada por energía solar que le da autonomía de funcionamiento. Está compuesto de sensores que miden el nivel y la velocidad del agua, cuya información es enviada a una plataforma digital.

Desde la plataforma digital se puede medir y monitorear en tiempo real las descargas que realizan las empresas y los horarios cuando lo hacen. Próximamente se podrá establecer con las industrias, horarios y turnos apropiados de descargas, para evitar la saturación y el colapso de los colectores y estaciones de bombeo, minimizando los reboses de aguas servidas.

La primera empresa en la que se instaló un medidor de caudales es Irotop. Antes de contar con el dispositivo pagaba 400 dólares mensuales por el uso del alcantarillado; pero hoy, con el medidor instalado, cancela 20.000 dólares al mes.

Más adelante se instalarán equipos similares en La Fabril, Gondi, Bilbosa y Lubar, situadas en los márgenes del corredor vial que lleva de Manta a la ciudad de Montecristi.

La EPAM explica que esta medida se suma a las tareas de control y erradicación paulatina de la contaminación producida por las aguas residuales, en concordancia con las normas nacionales, la ordenanza municipal correspondiente que se halla en vigencia, y la firme decisión del Gobierno cantonal para robustecer el cuidado ambiental.

FUENTE: Epam (Manta), mediante boletín y foto con firma de Gabriel Pazmiño Z., gerente de Comunicación.