Altas multas por no usar mascarilla y desacatar aislamiento

El Concejo Cantonal de Manta aprobó en segunda y definitiva instancia la ordenanza que regula y permite controlar las medidas de bioseguridad sanitaria temporales para combatir al coronavirus y la enfermedad COVID-19 que aquel provoca. Dispone altas multas y numerosas horas de trabajo comunitario contra quienes incumplan la normativa.

La ordenanza establece que todas las personas que se desplacen dentro del cantón deben usar mascarilla protectora contra el virus y prohíbe que las personas diagnosticadas con coronavirus salgan de su aislamiento obligatorio durante el periodo fijado por las autoridades sanitarias correspondientes.

Con votación unánime, en sesión extraordinaria virtual, se definió que establecimientos que aglomeren a más de 50 personas están obligados a instalar una cabina de desinfección en sus locales. Para hacerlo tendrán un plazo de 15 días, a partir del viernes 17 de abril.

Los comercios y entidades que, eventualmente, tengan concurrencia de más de 20 personas, tendrán dos opciones: instalar la cabina de desinfección o realizar desinfección manual al ingreso de sus locales.

En ambos casos, además, deberán realizar medición de temperatura corporal y disponer el uso de mascarillas.

Sanciones severas

  • (Se podrá aplicar las medidas cautelares que establece la ley)
  • Ciudadanos sin mascarilla en espacios públicos: 16 horas de trabajo comunitario. Reincidente: 16 horas de trabajo comunitario y 25 % de un salario básico (100 dólares).
  • Contagiado que incumpla asilamiento: 48 horas de trabajo comunitario, más un salario básico (400 dólares). Aislado en un centro dispuesto por el MSP (Ministerio de Salud Pública) paga el doble si reincide.
  • Establecimientos que no acaten el proceso de desinfección: 5 salarios básicos (2.000 dólares). Reincidente: 10 salarios básicos (4.000 dólares).
FUENTE: Gobierno municipal de Manta, mediante boletín y foto.