EE.UU.: Exigen controles a bioseguridad en plantas procesadoras

Denuncian que miles de trabajadores en EE.UU. corren riesgo de morir por contagio comunitario en plantas de procesamiento y distribución de alimentos, en general en el sector de insumos agrícolas, carnes y mariscos

David Ramírez* / Nueva York / 26-04-2020

Miles de trabajadores que laboran en las plantas de procesamiento de aves de corral exigen a sus empleadores mejoras en los controles de bioseguridad durante la pandemia de COVID-19, así como que se les reconozca un pago por su rol en este sector considerado esencial.

El reclamo fue presentado por el Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Almacenes (RWDSU), que representa a miles de trabajadores de las plantas de procesamiento avícola a través de Estados Unidos.

La acción coincide con varias demandas iniciadas por trabajadores contra el sector agropecuario, en general productores y distribuidores de insumos agrícolas, carnes y mariscos, donde se han registrado casos de contagio comunitario con la pandemia de COVID-19.

El RWDSU está pidiendo a Koch Foods, tome medidas que garanticen la seguridad y la salud de sus trabajadores y exigió que la empresa asista a la mesa de negociaciones para debatir los términos que se seguirán durante la pandemia de COVID-19.

“Nuestros miembros están asustados, están aterrorizados de que el único trabajo que tienen para mantener a flote a sus familias en este momento pueda enfermarlos a ellos o a sus familias o peor aún matarlos”, dijo Randy Hadley, presidente del consejo administrativo del RWDSU.

De acuerdo con el sindicado, Koch Foods ha adoptado una clara postura anti trabajadores e inhumana y se ha negado a reunirse o informar sustantivamente a la organización sobre sus medidas de salud y seguridad, o sobre la cantidad de casos positivos o cuarentenas entre los trabajadores expuestos a la COVID-19

“El hecho de que Koch Foods no tenga tiempo para hablar con nosotros es vergonzoso e inexcusable. Los ejecutivos están seguros en casa con sus familias, mientras que la vida de nuestros miembros está en juego. Hay tanto que las empresas de procesamiento de alimentos deben hacer en este momento para proteger a sus trabajadores esenciales y el suministro de alimentos para el país”, insistió Hadley.

Koch Foods es una compañía de procesamiento y distribuidora de alimentos, basada en Park Ridge, Illinois, que según la revista Forbes figura en el número 163 en la lista de las empresas privadas más grandes de los Estados Unidos. A octubre de 2018, la compañía tenía ingresos de $ 3 mil millones y aproximadamente 14.000 empleados.

En marzo, el RWDSU pidió a los empleadores de la industria avícola que implementen estándares urgentes para proteger la seguridad de los trabajadores y asegurar la cadena de suministro de alimentos. Después de que el sindicato hizo ese conjunto inicial de demandas a la industria, algunas compañías comenzaron a hacerlo; organizaron llamadas diarias con representantes sindicales, proporcionaron equipos de protección personal (EPP) y particiones adicionales de distanciamiento social.

No obstante, la acción de toda la industria de procesamiento y distribución avícola ha sido demasiado insuficiente y tardía para los trabajadores, y se denuncia que muchos continuarán muriendo a causa de COVID-19 a menos que se realicen mejoras radicales en toda la industria, aseveró el sindicato.

“No soportaremos ser ignorados, las vidas de nuestros miembros están en juego aquí. Koch Foods debe comunicarse con nosotros para que realmente podamos hablar sobre cómo los miembros estarán protegidos durante la pandemia y mientras hacen el trabajo esencial que realizan”, dijo Edgar Fields, presidente de la división del sureste del RWDSU.

Entre las exigencias del sindicato se destaca que los trabajadores necesitan un EPP adecuado, consistente en batas, guantes, mascarillas, protectores visuales, barreras protectoras adecuadas, medidas urgentes de distanciamiento social y un pago “esencial” por el trabajo que llevan a cabo para alimentar a los Estados Unidos durante la pandemia.

Hasta la fecha, en Estados Unidos, varias son las plantas de procesamiento y distribución de alimentos que han sido cerradas debido al contagio comunitario entre sus trabajadores.

* Periodista manabita residente en Estados Unidos, donde es editor en El Diario de Nueva York. FOTO: La pandemia de COVID-19 ha provocado el cierre de varias instalaciones de procesamiento de alimentos, donde el personal trabaja prácticamente hombro con hombro (Enviada junto al texto preinserto).