Exigen bioseguridad, trabajadores supermercados N. Y.

La organización defensora LatinoJustice PRLDEF denuncia que el operador Lidl US Management desconoce derechos de trabajadores esenciales

David Ramírez* / Nueva York / 01-05-2020

Trabajadores de 22 supermercados, localizados en vecindarios de la ciudad de Nueva York y Long Island, lanzaron una alerta sobre la necesidad de que reciban la protección que necesitan en medio de la pandemia COVID-19. El reclamo se hizo en oportunidad de celebrarse este viernes 1 de mayo el Día de los Trabajadores.

“Decidí involucrarme en esta acción porque me preocupo por los trabajadores esenciales, como yo, que hacen el trabajo durante esta pandemia. Quiero que todos estemos seguros y podamos realizar nuestros trabajos diligentemente para ayudar a la comunidad. Quiero que la compañía nos proporcione el pago de riesgos, que nos ayude con nuestra vida diaria para que podamos comprar alimentos y hacer cosas para ayudar a nuestras familias”, dijo Angel Padro, un empleado del supermercado Lidl en Merrick, Nueva York.

En una carta a Lidl US Management, que administra esta cadena de supermercados de descuento, los empleados reclaman que, como trabajadores esenciales, deben recibir la atención pertinente, la cual, dijeron, muchos trabajadores en los supermercados no reciben.

Desde el 13 de marzo, los neoyorquinos fueron llamados por las autoridades a practicar el distanciamiento social y quedarse en casa; sin embargo, en algunas industrias, los trabajadores deben continuar presentándose en el trabajo. Este es el caso del sector de los supermercados.

Recientemente, los trabajadores de la cadena de supermercados Lidl se reunieron con Long Island Jobs with Justice, para pedirle a Lidl US Management que reconozca los sacrificios que muchos de ellos están haciendo y que brinde más medidas de protección y pago de riesgos.

La organización LatinoJustice PRLDEF envió una carta en la que los trabajadores hacen conocer sus quejas. La carta detalla cómo los trabajadores de la cadena de supermercados Lidl estaban obligados a trabajar en lugares donde empleados dieron positivo por COVID-19 sin recibir notificación de casos confirmados, obligados a trabajar en estaciones que no estaban limpias a pesar de que los trabajadores con casos confirmados de COVID-19 trabajaron allí, y pasó por alto el pago de riesgos, ignorando los sacrificios de estos trabajadores.

“Los trabajadores esenciales, como los empleados de supermercados, siempre han desempeñado un papel vital en nuestra economía. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 ha expuesto la poca ayuda que reciben. No puede ser que nuestra sociedad confíe en estos trabajadores para satisfacer nuestras necesidades, sino que mire hacia otro lado e ignore sus necesidades básicas”, dijo la abogada Nathalia Alejandra Varela, de LatinoJustice PRLDEF.

Todo esto ocurre en el contexto en el que varios trabajadores dieron positivo y algunos trabajadores murieron como resultado de complicaciones de COVID-19, incluida Gladys Cortez, que trabajaba en el supermercado Best Market, de Islip, Long Island.

“Voy a trabajar todos los días y arriesgo mi salud, así como la salud de mi madre de 86 años con quien tengo que compartir cuando regreso a casa. ¿Por qué Lidl no puede protegernos mejor de este virus en las tiendas? Y deberían dar un pago extra en mi cheque todas las semanas por estar en la primera línea de esta crisis”, dijo Marian Memeszaros, una empleada del departamento de carnes del supermercado Best Market, propiedad de Lidl.

Varela insistió que, los trabajadores de los supermercados merecen el más alto nivel de protección en el lugar de trabajo, transparencia sobre sus condiciones de trabajo y un salario justo y digno por el esfuerzo que realizan.

“Al ignorar las necesidades básicas de estos trabajadores, Lidl también ignora la salud del público en general”, insistió la defensora de LatinoJustice PRLDEF.

“Estoy cansada de la inacción de la compañía. Es especialmente importante decir algo porque parece que no les importan nuestras vidas ni las de nuestras familias. Hay personas que trabajan conmigo que tienen niños pequeños dependiendo de ellos, son padres solteros que trabajan mañana y noche. Y no hay nadie que hable por nosotros”, dijo Verónica Guerra, una empleada del supermercado Lidl en Astoria, Queens.

Diane J. Cantave, organizadora de Long Island Jobs With Justice, destacó que la muerte de Gladys Cortez está pesando mucho sobre los trabajadores. Ellos están devastados por su fallecimiento, temen por su seguridad e insisten que han sido descuidados por Lidl US Management, el dueño de Bestmarket.

“Hasta la fecha, Lidl no ha traído una compañía para hacer una limpieza profunda del supermercado. Ahora los trabajadores no saben si tienen COVID-19 y están arriesgando sus vidas todos los días sin la promesa de recibir un pago por el riesgo. Los trabajadores sienten que las acciones del Lidl están poniendo a los trabajadores y sus familias junto con sus clientes en riesgo”, dijo Cantave, quien se ha organizado con varios trabajadores.

Una solicitud para un comentario sobre las alegaciones de los trabajadores fue enviada a Lidl US Management, pero no fue respondida. La cadena de supermercados Lidl, originaria de Alemania, tiene su sede central para Estados Unidos en Arlington, Virginia.

Qué exigen los trabajadores

En la carta, los trabajadores reclaman a Lidl que tome las siguientes acciones:

·         Informar a los trabajadores de la exposición potencial o real a COVID-19 dentro de las 8 horas posteriores a la exposición confirmada de un trabajador.

·         Detallar cómo, cuándo y la frecuencia de limpieza y desinfección de una tienda cuando se confirma que un trabajador es positivo de COVID-19.

·         Exigir la publicación de horarios de limpieza para notificar a los trabajadores cuándo se ha limpiado la tienda y cuándo está programada la próxima limpieza

·         Publicar la programación de una limpieza regular dentro de una tienda, incluidos baños y salas de descanso

·         Requerir que los gerentes de las tiendas y las personas designadas reciban capacitación sobre cómo dirigirse a los trabajadores y la clientela de la tienda que no practican el distanciamiento social y el comportamiento seguro en la tienda.

Más capacitación

·         Licencia por enfermedad pagada y beneficios de COVID-19 del estado de Nueva York

·         Cómo limpiar, desinfectar y mantener el lugar de trabajo;

·         Obligaciones de los gerentes de hacer cumplir las prácticas y políticas relacionadas con COVID-19; y,

·         Proporcionar pago de riesgos a los trabajadores esenciales.

* David Ramírez es un periodista ecuatoriano residente en Estados Unidos, donde es editor en El Diario de Nueva York. FOTO: Área de vegetales en uno de los supermercados Best Market (ARCHIVO).