Preparan a restaurantes para servir en tiempos de pandemia

Trabajadores en restaurantes de Manta, al terminar su nueva capacitación profesional./ FOTO: GAD Manta

El presente momento está marcado por el temor a enfermarse de COVID-19, la mortal peste causada por el coronavirus SASRS-CoV-2; y, además, por la incertidumbre acerca de las relaciones sociales y la economía. Esto último agobia particularmente a los dueños y gestores de negocios, así como a quienes trabajan para ellos. Es el caso de los restaurantes.

Con el confinamiento general, primero; y, con el distanciamiento social, después, muchísima gente ha dejado de comer en restaurantes, y estos han quedado en situación de inestabilidad, cuando no en calamidad que obligó a cerrar puertas para siempre y echar a la desocupación a sus trabajadores.

Los mejor posicionados han podido salvarse del naufragio, pero no de la crisis, y están obligados a encontrar fórmulas desesperadas para solucionar el problema complejo. Asidos a la limitada, y a veces poco fiable ayuda de organismos del Estado, están experimentando con iniciativas emergentes, como es la capacitación profesional en temas de bioseguridad y el uso de herramientas telemáticas.

Un ejemplo es lo que ha ocurrido hace pocos días con personal de algunos restaurantes que operan en el Cantón Manta (suroccidente de Manabí, Ecuador), muchos de ellos establecidos expresamente para servir a los turistas. Con asistencia del Gobierno municipal y de la Asociación de Chefs del Ecuador con su proyecto “Cocina Segura”, más el apoyo de la Agencia de Regulación y Control Sanitario (ARCSA), organizaron un curso rápido cuyos conocimientos les ayudarán a despejar el horizonte.

En uno de los restaurantes de playa, en Tarqui./ FOTO: GAD Manta

Onofre Acosta, dueño del restaurante Basilia, en Ligüiqui, al suroeste de la ciudad, participó en el curso y sostuvo que fue una gran oportunidad para conocer cómo generar ventas en tiempos de pandemia.

“La experiencia de nuestros visitantes debe ser segura. Hay que redoblar esfuerzos para dar una atención ideal y que puedan disfrutar de una gastronomía única”.

ONOFRE ACOSTA, dueño del Restaurante Basilia

Al igual que Onofre, un total de 144 trabajadores de establecimientos situados en las playas de Tarqui, San Mateo, Ligüiqui, San Lorenzo, Las Piñas y La Resbalosa, se capacitaron para intensificar las medidas de protección contra la COVID-19 y adaptarse a la nueva realidad.

Las clases fueron orientadas a los hábitos de higiene, atención al cliente y todas las normas de bioseguridad, como allanarse a las limitaciones de aforo impuestas por las autoridades sanitarias, crear espacios de distanciamiento, uso obligatorio de mascarilla, entre otras, indicó la chef María Fernanda Buseta, vicedecana de la Carrera de Gastronomía en la Universidad Técnica de Manabí (UTM).

Isidro Rodríguez, director de Turismo de la Administración municipal de Manta, señaló que lo más importante es dar seguridad a los turistas.

“Los restaurantes deben brindar una alta seguridad a sus visitantes. Esto es clave para dar un servicio eficiente y de calidad. Se está trabajando en la reactivación de estos lugares, pero hoy lo más importante es la vida de los ciudadanos”.

ISIDRO RODRÍGUEZ, director municipal de Turismo

La Dirección Municipal de Turismo de Manta ha realizado más de 20 cursos en temas de bioseguridad. También capacitó a 800 taxistas.

FUENTE: Gobierno municipal de Manta, mediante boletín y fotos.