La bioseguridad es insalvable en 3 playas de Manta recién rehabilitadas

Todo un equipo humano y técnico vigila que se cumplan las medidas de bioseguridad aplicadas en las playas./ GAD Manta

En el Cantón Manta (suroeste de la provincia de Manabí, Ecuador) dos playas de mar, urbanas, y una rural fueron rehabilitadas para recibir a bañistas y deportistas acuáticos cuyo ejercicio es individual y separado.

Pero el retorno a estas playas solo es posible cumpliendo amplias y rigurosas medidas de prevención ante la temible COVID-19 que tiene en jaque a la sociedad mundial.

La reapertura de las playas Tarqui (noreste), El Murciélago (norte) y Santa Marianita (suroeste), se realizó desde el martes 1 de septiembre, mediante un plan piloto aprobado por el COE (Comité de Operaciones de Emergencia) cantonal.

Aquellos espacios de uso público, que permanecieron cinco meses inhabilitados por la emergencia sanitaria causada por la enfermedad del coronavirus SARS-CoV-2, son vigilados por 60 personas al servicio de diversas entidades del Estado ecuatoriano, entre agentes de control y personal de apoyo de instituciones como Policía Nacional, Fuerzas Armadas, Cuerpo de Bomberos, Cruz Roja, rescatistas y el Gobierno municipal de Manta.

Además, en estas playas hay cámaras de video vigilancia pública, megafonía y un dron sobrevolando con frecuencia. Bajo este plan, “Playa Segura”, se permite dinamizar la economía del sector turístico, uno de los más perjudicados por la pandemia.

Antes de ir a la playa, tenga en cuenta esto

Debe usar mascarilla, mantener el distanciamiento social de 2 metros. Están prohibidos los servicios de masajes y trenzas. No se puede jugar fútbol playa, vóley. Es indispensable evitar aglomeraciones y mantener las áreas limpias. Es imposible ingerir bebidas alcohólicas en la playa.

FUENTE: Boletín y fotos proporcionados por el Gobierno municipal de Manta.