El rescate de la gobernabilidad en la ULEAM

Frontis del campus matriz de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (ULEAM) en la ciudad de Manta./ FOTO remitida por David Ramírez

La auténtica democracia tiene que reflejarse con la participación de los estamentos universitarios, sin coerción de ningún tipo. La mejor opción para el rectorado es el Dr. Leonardo Moreira, quien encarna el espíritu de unidad que precisa la universidad para retomar su estabilidad.

David Ramírez* / Nueva York / 06-01-2021

Cuando estamos siendo estremecidos por los efectos de una pandemia sin precedentes, hoy más que nunca es imprescindible buscar respuestas en instituciones que, como las universidades, son las responsables de la formación de los líderes y, sobre todo, de hacer prevalecer y promover la transparencia como valor supremo de la sociedad

La evolución de la humanidad, su adelanto científico y económico están íntimamente ligados al rol determinante de sus universidades, que como impulsoras de la investigación generan los avances más significativos de los que se enorgullece la civilización.


Otras opiniones de David Ramírez:


Sintetizada entonces la relevancia de la universidad como ente, apunto al rol que ha desempeñado en estos 35 años de vida institucional la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (ULEAM), en el desarrollo provincial, y de Manta, específicamente.

Como ciudad universitaria, Manta incrementó su influencia regional y atrajo un marcado crecimiento que vino a reforzar la explosión industrial y comercial que arrancó a raíz de la construcción de su puerto. Los profesionales egresados de la ULEAM tomaron la posta para liderar sus principales instituciones, hasta consolidarla como la capital económica provincial.

Fueron tres décadas de desarrollo sostenido en donde el principio de autonomía, esencial en toda universidad, fue el mejor aliciente para el fortalecimiento de la ULEAM en todos sus estamentos. Y subrayo fue, porque esa autonomía fue trastocada por la intervención política externa que deslegitimó la gobernabilidad y dio paso a su progresivo deterioro en los últimos 5 años, provocando un devastador efecto en la educación superior de la juventud manabita.

Dr. Leonardo Moreira, candidato a rector de la ULEAM./ Foto remitida por David Ramírez

Cabe hacer esta reflexión en la actual coyuntura. No solo nos está aniquilando la pandemia, sino un virus peor, que es el de la corrupción. Manta debe rescatar la ULEAM de quienes la tomaron por asalto como bastión político y desnaturalizaron el principio de libertad de pensamiento, que se supone es la razón del espíritu universitario.

La ULEAM está sumida en el caos institucional. Los docentes son acosados y despedidos por disentir, están impagos en sus sueldos como jamás ocurrió. Y, por último, la campaña que busca la reelección del rector no ha escatimado en convocar a concursos para llenar plazas de docentes en un esfuerzo desesperado por sumar votos a su favor.

La comunidad universitaria ha denunciado que el proceso eleccionario es todo, menos transparente; se han utilizado artimañas para descalificar a listas de candidatos, coartándoles el derecho a la participación democrática, creando un escenario alejado completamente del ámbito de la academia.

La recuperación de la ULEAM debe empezar por la elección del más idóneo para la función de rector. El elegido debe ser un profesional forjado en la misma universidad, que sea parte de su historia y, en consecuencia, que haya contribuido a su cimentación.

Estos valores los reúne a cabalidad el Dr. Leonardo Moreira, quien ha sido congruente con el legado de su misión histórica en pos de la excelencia para la transformación de la sociedad manabita y ecuatoriana, como fue el sueño de Alfaro y del fundador de la ULEAM, el Dr. Medardo Mora.

La ULEAM debe recuperar su estabilidad. La auténtica democracia tiene que reflejarse con la participación de los estamentos universitarios, sin coerción de ningún tipo, de tal forma que los resultados del proceso devuelvan la legitimidad y gobernabilidad a nuestra querida universidad.

* David Ramírez, periodista manabita que vive en los Estados Unidos, es editor en Nueva York de El Diario, el periódico en español más antiguo de ese país.