Gente

Enfermera vio a hombre clavarse un puñal en el corazón después de herir a su novia

Experiencias memorables de Edita Santos, responsable instrumentalista y de enfermería en la sección Quirófano del Hospital General Portoviejo, en la provincia de Manabí.

Por Margarita Pérez Verduga* / Portoviejo / 25-04-2021

Edita Santos tiene 30 años ejerciendo su profesión de enfermera. En ese lapso ha pasado 29 años en el Hospital General Portoviejo (HGP), del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Lo que sigue es su experiencia, transcurrida entre jornadas apremiantes y agotadoras, algunas insólitas y tormentosas, y aquellos momentos de satisfacción íntima cuando su trabajo ha tenido la recompensa feliz de ver a sus pacientes retornar a casa con su salud visiblemente restablecida.

A Edita le brillan los ojos y se emociona cuando narra su historia laboral y las anécdotas que ha podido acumular durante todo el tiempo que ha servido a la gente enferma puesta a su cuidado.

“Cuando recién me gradué de enfermera, participé y gané un concurso para trabajar en Manta. Poco después se inauguró el HGP, por lo que pedí mi traslado a Portoviejo. He sido testigo de la evolución que ha tenido nuestra casa de salud”, refiere la salubrista que se desempeña en la actualidad en la sección de Quirófano, como responsable instrumentalista y de enfermería.

Con una sonrisa, comentó que cuando se abrió la Consulta Externa en el HGP fue algo “muy lindo”, porque por fin se cumplía el objetivo de que Portoviejo tenga su propio hospital; y, al pasar el tiempo, se fueron incrementando las atenciones y especialidades. “La primera operación que se hizo aquí fue una cesárea”.

Sobre las anécdotas que le ha tocado vivir en el desempeño de sus labores, recuerda el caso de una pasante que fue herida por su novio con un arma blanca. Después, el agresor intentó suicidarse con la misma arma y la incrustó en su corazón. Cuando lo trasladaban herido a Emergencia, el hombre reaccionó; con fuerza extrajo el cuchillo clavado en su pecho y empezó a amenazar al personal médico y de enfermería. “Salimos corriendo todos, porque nos podía herir”, refirió Edita recordando esos momentos.

En cambio, cuando habla de los inicios de la pandemia, sus ojos se llenan de lágrimas. Es que ella fue una de las primeras contagiadas por el coronavirus SARS-CoV-2. Gracias a la atención que recibió de sus compañeros médicos y de las enfermeras que la cuidaron -además de su familia-, superó el virus y pudo reintegrarse a sus labores.

Mientras recorre el quirófano y sus espacios, se acerca a Samary P., una paciente parturienta, quien tendrá a su segundo hijo por cesárea. Mientras Edita revisa el suero que fluye al cuerpo de la embarazada, conversa con la mujer.

“Aquí en el HGP siempre me han atendido bien; ahora voy a tener una niña y estoy muy contenta”, dijo la paciente afiliada a la seguridad social.

En el Hospital General Portoviejo trabajan 191 profesionales de enfermería, entre hombres y mujeres. De estos, 25 laboran en Quirófano, en turnos rotativos.


* Margarita Pérez Verduga es comunicadora pública para el Hospital General Portoviejo (Ciudad de Portoviejo, provincia de Manabí, República del Ecuador), dependencia del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

0 comments on “Enfermera vio a hombre clavarse un puñal en el corazón después de herir a su novia

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .