Algo acerca del uso de ‘energías amigables con el ambiente’ en Ecuador

Un panel solar de manufactura ecuatoriana./ ENERCITY / EFFECTIVE

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y su Programa Ambiental, declararon el 05 de junio de cada año como Día del Ambiente, fecha que nos recuerda la importancia de cuidar nuestro planeta y su entorno, si queremos que la vida humana prosiga y tenga esperanza de ser mejor en el futuro.

Debido a la avasalladora era industrial de los dos últimos siglos, sus gases tóxicos resultantes han deteriorado la capa de ozono que regulariza el clima y protege el ambiente del planeta, produciendo el fenómeno conocido como ‘efecto invernadero’ que aumenta peligrosamente la temperatura terrestre.

Muchos son los científicos que afirman que el momento de cambiar esta situación desastrosa es ahora, para evitar que aumentemos en 1,5°C el calentamiento global, objetivo que será posible si las emisiones netas mundiales de CO2 de origen humano se reducen en un 45 % para 2030, hasta alcanzar el “cero neto” aproximadamente en el año 2050. Pero esto solo será posible formando una sociedad sostenible que respete las cualidades propias del ambiente.

En los últimos años se están proponiendo algunas medidas para corregir la conducta humana y normalizar el clima, alterado hoy más que nunca. Una de ellas es echar mano a las energías renovables no convencionales, para reemplazar la que se genera hoy mediante el uso de combustibles fósiles. 

Esta alternativa, de la cual se habla mucho a nivel mundial, ya es utilizada en plantas industriales de los 5 continentes, así como en la propulsión de vehículos, y no es otra cosa que el aprovechamiento de la energía producida naturalmente por el Sol, el agua y el viento.

Sin embargo no parece, de momento, una solución definitiva para el problema causado por las energías tóxicas en uso. Hay quienes ven, en la fabricación y transporte de los medios usados para captar, almacenar y distribuir las nuevas energías consideradas “limpias”, un grado alto de contaminación ambiental.

Los entusiastas y promotores de la ‘energía limpia’ ven en esta una opción completamente amigable con el planeta y posible de aplicar en diferentes sectores. Consideran que las fuentes de esa energía son de uso ilimitado, que puede generalizarse para mitigar el cambio climático.

Según la empresa nacional EnerCity, Ecuador está dando grandes pasos hacia su transición energética, gracias a leyes y convenios que promueven este cambio. El país dispone de energía solar prácticamente todo el año, siendo esto un excelente camino para una rentable transformación fotovoltaica.

Francisco Navarro, CEO de dicha empresa, estima que “La lucha contra el cambio climático es una pelea de todos. Si nos unimos en pequeñas acciones para mitigar este problema -social, ambiental y mundial-, podremos salir adelante con los objetivos que se plantean en la firma del Acuerdo de París. 

“La energía renovable es una opción a gran escala y es momento de hacerla nuestra y fomentar su uso en diferentes partes del mundo”, subrayó Navarro.


FUENTES: EnerCity, empresa ecuatoriana fabricante de paneles solares (Quito), mediante boletín y foto remitidos a REVISTA DE MANABÍ a través de la Agencia de Relaciones Públicas Effective, con firma de Eileen Guerra. / ARCHIVO RM.