Contradicciones acerca de alimentarse, hacer deporte y vivir sano

Cerveza artesanal manabita con sabor a café (Foto referencial). / Comunicación GAD municipal Portoviejo

Es abrumadora la cantidad de información que una persona puede hallar en la Internet, que aloja a incontables sitios web y entre estos las famosas redes sociales que acaparan las visitas de internautas. Y es en estas, particularmente, en las que abundan las novedades más insólitas, disparatadas e increíbles, que solo las mentes con gran imaginación y bastante conocimiento pueden concebir.

Durante los días recientes ha estado circulando profusamente, o de manera viral como se dice por moda, un texto extraído de la red de redes y reproducido hasta el infinito a través del canal de mensajería WhatsApp. Contiene lo que serían contradicciones entre lo que recomienda la ciencia médica por una buena salud y lo que sucede en la vida real ajena a esas recomendaciones.

Puede ser que las comparaciones hechas en el texto no sean proporcionales y tengan una explicación razonable que mantenga el criterio científico, pero son dignas de tener en cuenta para reflexionar un poco sobre los extremos a los que suelen llevarnos ciertas aprensiones concernientes a la salud. Veamos:

– El inventor de la caminadora murió a los 54 años.

– El inventor de la gimnasia murió a los 57 años. 

– El primer campeón mundial de fisiculturismo murió a los 41 años. 

– Maradona, para muchos el mejor futbolista del mundo, falleció a los 60 años….

Pero…

– El creador de KFC (pollo frito) murió́ a los 94 años.

– El creador del chocolate Nutella murió a los 88 años. 

– Imagínese, el dueño de cigarrillos Winston murió a la edad de 102 años. 

– El que se encargó  de industrializar ¡el opio! murió a los 116 años en un terremoto.  

– El fundador del Cognac Hennessey murió a los 98 años. 

¿Cómo llegó la ciencia a la conclusión de que el ejercicio prolonga la vida? 

Fíjate, piensa y compara: el conejo siempre está saltando, pero vive solo 2 años; y, la tortuga, que no hace ningún ejercicio, vive 100 años…

Entonces tómelo suave, descanse un poco, relájese, manténgase fresco, coma un buen asado con los amigos y la familia; pero, sobre todo, disfrute de una deliciosa bebida (con moderación) y disfrute de su vida cada día. 

(¡Ah!, y no recordaba. Faltó mencionar al de las conejitas de Play Boy: también murió de viejo y bastante feliz…) 

Se los dejo de tarea: No vive más el que más se cuida… Vive más, ¡el que es más feliz!