Los cambios repentinos de clima son una constante en todo el territorio ecuatoriano, ya sea en invierno o en verano; se registran precipitaciones leves y fuertes, lo que genera que las vías se tornen peligrosas. Por ello la importancia de verificar que el vehículo se encuentre en condiciones óptimas para evitar los riesgos provocados por las lluvias, como, por ejemplo: sufrir derrapes, mala visibilidad o pérdida de adherencia sobre la calzada.

Según datos de la Agencia Nacional de Tránsito, los factores climáticos, como niebla, neblina, granizo, lluvia, entre otros, provocaron 1.659 accidentes entre enero y julio de este año. De aquí la importancia de los mantenimientos oportunos en talleres autorizados, para asegurar que todos los componentes del auto se encuentren funcionando correctamente.

Además, Fabricio Galeas, gerente de servicio posventa de Volkswagen Autos y SUV del Ecuador, brinda algunos consejos para garantizar una conducción segura en época de lluvias:

  • Revisar el estado de los neumáticos: Es de vital importancia verificar el estado de las llantas para evitar que resbalen cuando han perdido contacto con el asfalto. Este fenómeno es más conocido como aquaplaning o hidroplaneo; por esto se debe tomar en cuenta los siguientes aspectos:
  • Labrado: Verificar que los neumáticos tengan el suficiente labrado, para que su función de evacuar el agua en el asfalto sea óptima. La profundidad mínima de la banda de rodamiento debe ser de 2 a 3 milímetros.
  • Alineación y balanceo: El desgaste de los neumáticos debe ser uniforme; por ello cada 10 mil kilómetros es necesario balancear y alinear las llantas.
  • Presión: Normalmente, el fabricante del vehículo coloca en la puerta del conductor o en la tapa de combustible la presión recomendada para las llantas. Es importante controlar esto mensualmente, ya que, si no se tiene la presión adecuada, la llanta no tiene el contacto correcto con el asfalto y por ende puede causar que resbale.

Poner atención a la suspensión: La suspensión es la encargada de empujar las llantas para que estén en contacto con el asfalto todo el tiempo, por ello es necesario que se encuentre en óptimas condiciones. «En el mantenimiento preventivo, el asesor de servicio debe notificar si es necesario un ajuste o si hay algún amortiguador roto que necesite cambio», señala el experto.

La humedad constante corroe la carrocería y hay que tomar previsiones para evitarlo. FOTO: suministrada por VW Ecuador / Taktikee

Verificar las plumas limpiaparabrisas: Las plumas del vehículo están siempre a la intemperie, soportando sol y agua; es por ello que se recomienda cambiarlas cada año, para tener una correcta limpieza de las gotas del parabrisas. Asimismo, es importante tener la reserva de agua llena y con jabón para garantizar un lavado óptimo que garantice la visibilidad.

Realizar chequeos periódicos de las luces del vehículo: Las luces cumplen un rol fundamental, ya que es muy importante que el auto esté visible para los otros conductores. Es por esto que, antes de manejar, se debe revisar que las luces -tanto delanteras como posteriores- estén funcionando correctamente. Las luces, por el uso del vehículo, se pueden quemar en cualquier momento; por ello es importante verificar su estado de manera constante.

Monitorear el estado de los frenos: Se tiene que revisar que al momento de frenar el pedal no presente vibraciones o golpeteo; esto puede ser una señal para identificar que los discos del vehículo están pandeados o torcidos, lo que ocasiona un mal frenado y un riesgo latente para el conductor. “Dependiendo del modelo del vehículo, se usa más o menos el freno; pero es recomendable revisar el estado de pastillas y discos, y realizar un ABC cada 20 mil kilómetros”, explica Fabricio Galeas.

Verificar el filtro de aire de cabina: El desempañador de vidrios juega un rol importante para mejorar la visibilidad, por ello es necesario revisar el filtro de aire de la cabina, así como el correcto funcionamiento del aire acondicionado y la calefacción, como parte del mantenimiento preventivo del vehículo.

Conducir de manera segura: El experto de Volkswagen recomienda bajar la velocidad cuando hay lluvia, disminuir al menos 20 km/h de lo que normalmente se conduce. También es importante evitar frenadas bruscas; éstas deben ser más progresivas y disminuir al máximo la velocidad en curvas. Además, si la lluvia es muy intensa, es preferible posponer la conducción hasta que las condiciones climáticas mejoren.

Realizar mantenimientos preventivos: La base para tener un cuidado óptimo del vehículo, que garantice una conducción segura frente a cualquier eventualidad climática, radica en los mantenimientos preventivos, ya que de esta manera un técnico especializado revisará todos los elementos del automotor para avalar su adecuado funcionamiento. Por ello es importante realizar estos chequeos en un taller autorizado.

FUENTE: Volkswagen Automóviles y SUV del Ecuador (Quito), mediante comunicado y fotos remitidos a REVISTA DE MANABÍ por intermedio de la agencia Taktikee, Consultores de Comunicación, con firma de Tania Sánchez / Cecibel Aguilar (tania@ttk.ec / cecibel@ttk.ec Teléfonos: (593) 2 6002006 /7/8/9 – Celular: 0987622437).