La catarata es una patología visual que constituye la primera causa de ceguera reversible en el mundo, y se caracteriza por la modificación del cristalino del ojo, el mismo que tiene forma de lente y cuya función principal es enfocar de lejos y cerca. Estudios revelan que 4 de cada 10 personas adultas en el mundo padecen de esta enfermedad, y su alta incidencia se debe a que se trata de un proceso de envejecimiento natural del ojo.

Se estima que 51 % de pacientes mayores de 60 años que acuden a una consulta oftalmológica padecen cierto grado de catarata y este porcentaje se incrementa a 71 % en pacientes entre 70 y 80 años”, señala el Dr. David Verdesoto, oftalmólogo especialista en Catarata y Segmento Anterior de la Clínica Andes Visión en Ecuador.

Si bien una catarata detectada en proceso de formación puede ser monitoreada, lo cierto es que cuando la enfermedad se ha desarrollado ya en el órgano ocular, el tratamiento recomendado será la cirugía. Por ello, y para contribuir a un mejor entendimiento en torno a este procedimiento, el doctor Verdesoto detalla a continuación información relevante sobre la cirugía de cataratas:.

Fase pre operatoria

Cuando la catarata ha producido disminución de la agudeza visual, es necesario realizar una cirugía para evitar que la visión y la calidad de vida se vean afectadas.

Existen algunos aspectos que se deben considerar previo a realizar una cirugía de cataratas. La más importante es la valoración clínica, que es fundamental en este proceso, pues permite al cirujano prever riesgos y determinar las acciones que sean de mayor beneficio para el paciente.

Uno de los primeros pasos es que el oftalmólogo realice un minucioso análisis ocular, con el objetivo de determinar qué tipo de lente intraocular se implanta de mejor manera para mejorar la visión.

También será necesario realizar exámenes especiales más detallados de las estructuras involucradas, para determinar que reúnen las condiciones necesarias a fin de realizar la intervención.

Por otra parte, el especialista debe verificar que el paciente tenga comorbilidades estables. “Las comorbilidades se refieren a la presencia de uno o más trastornos además de la enfermedad primaria; es decir, en este caso puntual, la presencia de otros trastornos adicionales a las cataratas”, explica el doctor Verdesoto.

Realizadas las evaluaciones respectivas, y con la historia clínica detallada, si el paciente cumple con todos los requisitos, deberá dar su consentimiento para programar la cirugía.

Cirugía de cataratas

Si bien existen varios tipos de cataratas que afectan a la salud visual de las personas, hasta el momento no existe ningún tratamiento farmacológico para la eliminación de las mismas, por lo que el tratamiento más efectivo es la cirugía”, remarca el especialista.

El procedimiento consiste en reemplazar la lente natural por un lente artificial, y está recomendado cuando la catarata ha producido disminución de la agudeza visual.  “Una vez que se ha realizado esta operación, las cataratas desaparecen por completo”, agrega el experto.

La intervención quirúrgica es ambulatoria y toma de 15 a 20 minutos aproximadamente. Se utiliza anestesia tópica, como colirios o gotas, y una vez finalizado este procedimiento, el paciente, por lo general, no presenta suturas y puede tener el ojo destapado.

Fase post operatoria

Después de la operación, es posible la presencia de visión borrosa y halos en el paciente. “Esto se debe a que las pupilas siguen dilatadas, por lo que es importante que, al salir del centro médico, lleve gafas de sol para evitar molestias y proteger al ojo”, explica el Dr. Verdesoto.

Al igual que con otros procesos quirúrgicos, lo ideal es guardar reposo y evitar levantar objetos pesados, así como realizar deportes de contacto.

Al día siguiente de la operación, el paciente ya habrá recuperado la vista en gran porcentaje y podrá llevar su vida normal. El tiempo aproximado de recuperación es de una semana desde la facoemulsificación (la técnica quirúrgica utilizada para la operación de cataratas).

Recomendaciones para recuperación más eficaz

Es importante seguir al pie de la letra las recomendaciones del médico para lograr una recuperación exitosa. “Se debe tomar en cuenta que, una vez realizada la cirugía, hay que evitar someter el ojo a esfuerzos como ver la televisión, exponerse a pantallas o leer inmediatamente después de la intervención, por lo que se recomienda esperar al menos 24 horas”, advierte Verdesoto.

También es clave  la higiene, tanto del ojo como de las manos, al aplicarse gotas o medicamentos, por lo cual el especialista sugiere mantener esterilizado todo tipo de pañuelos o compresas que estén en contacto con los ojos. 

Otros factores a considerar, incluyen:

  • Utilizar gafas oscuras para una mayor protección
  • Evitar el uso de maquillaje
  • Procurar no conducir durante la primera semana
  • Evitar la exposición al sol y al humo de tabaco
  • No presionar los ojos
  • Usar gafas de natación si el paciente va a estar en contacto con agua de piscina o mar

Indudablemente, la principal recomendación ante esta y otras patologías de la visión, es tomar medidas de prevención, siendo la más importante acudir a realizarse exámenes oftalmológicos una vez al año, para obtener un diagnóstico integral y que el especialista sugiera el mejor tratamiento.

FUENTE: Gabinete de Prensa de la Clínica Andes Visión (Quito, Ecuador), mediante boletín y foto remitidos con firma de Taktikee, Consultores de Comunicación (Camila Chicaiza / Adriana Gruezo: camila@ttk.ec  / adriana@ttk.ec / Teléfonos: (593) 2 6002006 / Celular: 0983510627).

100 años de Manta (1922 – 2022).